Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 19/11/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Manuela Bodas Puente
13/11/2014

Los pequeños placeres han encontrado su país

Pláceme una sonrisa en el cuenco de tus labios. / Una sonrisa que se propague por el universo de la piel, / por la comisura ardiente de los recuerdos queridos. / Pláceme un país donde los pequeños placeres, / borren las rutinas marcadas de estigmas. / Pláceme tu voz, leyendo tus propias líneas, / dando vida a la tinta de tus venas Marifé. / Pláceme la otra voz, la que canta versos como planetas, / suspendidos en el ala de la vida. / María José, la que arrulla palabras, /templándolas con la miel de su garganta. / La que deja pedazos de su alma, / en el país de los pequeños placeres. / Desde el aroma del pan hasta la brisa de la lluvia, / hay pasos como poemas inclinados ante las ganas. / Desde las manos que reciben al recién nacido, / hasta los labios que succionan el pecho materno, / hay un camino eterno, /que nos lleva hacia el túnel del tiempo, / y hacia los pequeños placeres, / que guardamos en nuestras agallas, / hasta llegar al país que tú te has inventado para ellos.

 

Este poema quiere ser un agradecimiento a Marifé Santiago Bolaños y a María José Cordero que nos entregaron su esencia la tarde del pasado viernes en el conservatorio de música “Ángel Barja” de Astorga.

 

Marifé Santiago Bolaños leyó parte de su libro “El país de los pequeños placeres”, como ella sabe, transmitiendo vida y calma, La armonía de sus palabras y de su voz, propagaron recuerdos y sosiego, caldeando nuestros corazones en una tarde fría fuera, porque en el interior del salón de actos del conservatorio, se templaron los ánimos, las manos, y las energías de cuantos disfrutamos de la lectura.

 

María José Cordero, nos asentó con su extraordinaria voz, los sentimientos que andaban un poco ateridos por el frío de la calle. Con ella se atemperó la sangre universal que nos da fuerza desde el primer gemido que se escuchó en el universo. Nos cantó mientras tocaba al piano sus propios arreglos para poemas de Marifé, Pereira, Gamoneda, Panero…

 

Una velada que nos dejó a todos un exquisito sabor de boca, ya que el broche final lo pusieron cantando las dos a dúo. ¡Gracias por tan buena energía bellas mujeres!

 

Estas iniciativas culturales son dignas de mención en todos los medios, máxime cuando son gratis y abiertas a todo el mundo. ¡Gracias a los responsables que trabajan para que la cultura llegue a todos! Astorga es un buen ejemplo de ello.

 

Mordida existencial: ¿Cómo es posible que ni las televisiones, ni las radios, se fijen en estas celebridades y no las fichen para hacer programas llenos de fuerza, inteligencia, sentimiento y calma? Otro gallo cantaría si así fuera.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress