Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 26/06/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miguel García Bañales
3/12/2014

Gerardo Fernández Moreno, el maestro. II

Su ideario y su compromiso con la infancia desvalida le llevó a la muerte.
Gerardo en Astorga, años 1933,1934 y 1935. El comedor infantil.

En Astorga la actividad periodística de Gerardo continua, publicando desde su llegada en el periódico El Combate. Estas colaboraciones ya se ampliarán a la crítica política y de carácter social, en especial la doble moral de los “fanáticos religiosos” y, como no, su preocupación por los niños y niñas del hospicio. Firmará con el seudónimo 'Simónides de Amargós (el anterior era 'Simónido de Amargo').

 

Solo firmará con su nombre por un incidente intrascendente que imputaban a Nicomedes Gordillo, director del Grupo Escolar, y que le había sucedido él.

 

Esta actividad se interrumpe en el año 34, quizás por su dedicación al comedor infantil y, seguramente, por la separación de la izquierda republicana (a la que pertenecía Gerardo, como veremos después) con este periódico que toma ya una línea puramente socialista y, seguramente también, por el incidente que tiene y por lo que se da de baja Curiel, también Pontones. Quizás Gerardo pudo utilizar otro seudónimo y siguió escribiendo, así lo presiento al leer algún texto, pero no me atrevo a  afirmarlo.

 

[Img #13209]

 

El comedor infantil

Ya estamos a principios de 1934 y gracias al máximo interés del Alcalde socialista Miguel Carro, muy comprometido con la infancia, así como el impulso del médico Cortés, director del Centro de Higiene (que reducirá la mortalidad infantil al 50%), y el del director del instituto Curiel y, como no, principalmente por el interés y la preparación de Gerardo se inaugura el comedor infantil. La memoria que hizo Gerardo de él es fantástica, así lo conocí, leyendo esta memoria. Lo fundamental de estos comedores era dar de comer a los niños más pobres siempre que fueran a clase, que llevará Gerardo estricta y severamente.

 

En el texto de la memoria incluye las normas que los visitantes, sean hombres y mujeres, deben tener con los niños.

 

A ellas:

Soy mujer, y la mujer, sea madre o no madre, lleva en el alma el don divino de la maternidad. Maternidad significa: amor, sentimiento, terneza, cariño, delicadeza y sacrificio. En Astorga existen centenares de niños que necesitan de mi amor y del amor de todas las mujeres. En Astorga existen centenares de niños que precisan mi apoyo y el apoyo de todas las mujeres. Existen centenares de niños que no tienen que comer y es deber mío procurar que esos niños coman. Yo contribuiré a ello.

 

A ellos:

Soy hombre, y el hombre lleva en el corazón el inolvidable recuerdo de su niñez. Sé lo mucho que los pequeñuelos necesitan de mí; y más si estos carecen en sus casas de lo más necesario. No existe mejor empleo de mi dinero que cuando lo utilizo en ayudar al niño necesitado. Y cuando en Astorga, existen centenares de niños desvalidos; yo prometo desde hoy, contribuir con todas mis posibilidades a evitar que los niños carezcan de lo necesario. A mis amistades y a mis relaciones haré ver lo interesante y humano que es conseguir  que todos los niños de Astorga coman.

 

También creará un “dodecálogo” del colaborador, tanto para los maestros como para madres de familia, autoridades y jóvenes voluntarias, que les hace prometer:

 

1.- Cumplir con mi deber social colaborando en el bien del niño

2.- Poner de mi parte todo mi esfuerzo para agradar al niño

3.- Desempeñar mi cometido ayudando al niño como si hijo mío fuese

4.- Ver en el niño, a quién sirvo, un ser digno de apoyo y ayuda

5.- Hacer con cariño y presteza todo cuanto pueda y sea mi deber

6.- Proporcionar al niño medios alegres, que le simpatice mi conducta

7.- Lavarle si estuviese sucio y darle alimentos para que coma bien

8.- Cuidar de que nada le falte en la mesa y ayudarle en todo

9.- Hablar al niño con alegría, animarle en sus desfallecimientos

10.- Procurar que mi conducta la vea al niño como  un deber

11.- Que el comedor sea una estancia alegre y buena para el niño

12.- Y llegar al fin de la obra con entereza  de ánimo y voluntad inquebrantable y así tener la satisfacción del goce de un deber cumplido

 

[Img #13211]

 

El 4 de enero de 1934 se inaugura el comedor infantil y hablarán tanto Gerardo como el alcalde Carro. Carro dirá en un discurso muy sentido y humano, haciendo una llamada a la ciudad para que ésta se percate de su misión referente al apoyo que debemos a la infancia y la nueva convicción de que es un deber de todos cooperar, porque la infancia de hoy se libre de desigualdades y de privilegios; propugna por la escuela única y humana que trate a todos los niños igualmente. Gerardo basará su discurso en el comedor infantil como complemento del Hacer escolar y como cumplimiento de un Deber social.

 

Recalcará que:

La escuela nacional es la casa de los niños

La casa de los niños es el Hogar del pueblo

En este hogar todos los niños somos hermanos

El maestro es nuestro hermano mayor

Queremos que esta escuela que nos da enseñanza, que nos instruye y nos educa sea, cuando mayores, el centro de nuestras reuniones y de nuestros recuerdos.

Este es nuestro hogar alegre y complaciente, donde se nos da satisfacción al espíritu y se nos nutre nuestro cuerpo.

Yo prometo amarla y no olvidarla jamás.

 

A continuación se inicia la comida de los niños, amenizada por la música que emana de una radio.  El postre lo regalarán los maestros, comerán por fin los niños naranjas, de aquella para ellos un lujo bien cotizado. Al finalizar todos los niños acudirán a una sesión gratuita  de cine al Teatro Manuel Gullón invitados por el Sr. Miranda.

 

La inauguración de este comedor provocará la apertura de los comedores escolares San Vicente Paul de carácter caritativo, que inicialmente darán de comer a 50 niños, financiado por la Conferencia de Señoras, en el Colegio La Milagrosa y asistido por las Hermanas de la Caridad: alegarán que se abría porque se discriminaba a los niños de las escuelas católicas, lo cual parece falso, ya que a Gerardo lo criticará El Combate por mantener, en el menú de los viernes, la vigilia.

 

La estructura de funcionamiento del comedor consiste en una cocina, un comedor y un personal voluntario que se turna para la atención de los niños. El control lo llevarán los maestros voluntarios.

 

La cocina la dirigirá Luisa, la mujer de Gerardo, con un personal permanente  y otro voluntario.

 

[Img #13212]

 

La existencia de la cantina escolar es anterior, ya que en 1927 se detecta su existencia, e incluso pudo empezar mucho antes, pues en León capital se inaugura a principios de siglo XX. También se detecta que en algún momento se inauguró o se preveía inaugurar un comedor infantil ya que hay algún resto de menaje de cocina desaparecido y no localizado. Esta cantina, en sus inicios, daba socorros para viaje, juguetes, ropas (ropero infantil) y salarios escolares para ayudar a las familias de los niños más desvalidos. Principalmente se nutría de los impuestos sobre los espectáculos, donaciones y subvenciones del Ayuntamiento, lo recaudado lo administraba la Junta de Protección de Menores. Por fin, en 1933, percibirá del Estado una subvención de 4.000 pesetas, lo que hace posible la organización de un comedor. Para la inauguración del comedor infantil contará con la desinteresada aportación de Antonio Herrero, que proporciona las mesas y las sillas, la decoración gratuita del empleado de Correos Emilio R. Gálvez. También colaboran en su sostenimiento: Moisés Panero, Álvaro Panero, Niceta Núñez, Mateo Tagarro, Daniel Lois, Miguel Prieto Satué y Pedro Ares, además de los Bancos Mercantil, Herrero y Central, la Cruz Roja, el grupo musical Macacos (hará actuaciones gratis para los niños) y el de Aficionados al Arte Lírico.

 

La implicación de la familia de Gerardo será completa ya que Luisa, su mujer, y sus seis hijas colaborarán en él.

 

Luisa dirigirá la cocina y colaborarán con ella de manera intensa Petra García Menéndez, portera del Grupo Escolar y que también participa en el comedor, y Josefa Sama, miembro de Consejo Local de 1ª Enseñanza, ambas muy amigas de la familia y que se preocuparán por ésta iniciada la Guerra, ante persecución a que fue sometida. En las dos fotografías anteriores aparecen dos grupos de colaboradoras de las Juventudes Socialistas. En la fotografía del segundo grupo aparecen en la primera fila y sentadas, empezando por la izquierda, la 3ª Balbina de Paz ( La Chata, fue fusilada), la 4ª Nicolasa (le dieron ricino y la pelaron varias veces para que delatara a sus hermanos), la 5ª Astérea, la 6ª Ramona. En la fila central y encima de Astérea está Julia, la hija de Gerardo y presidenta de las Juventudes Socialistas de Astorga. En la fila superior, la primera por la derecha se encuentra Jesusa Carro, hermana del Alcalde Miguel Carro, que fue muy perseguida y encarcelada: hay que resaltar que esta familia Carro se volcó en ayudar a los presos y a las familias que quedaron indefensas por encarcelamiento o muerte de los maridos. Esto ya venía de familia, ya que la madre era así, muy caritativa: así lo reconocerá Josefa, que dirigía la casa de 'citas' de 'las Josefinas' en la calle del Cristo, de como la ayudaba y cuidaba en su infancia y adolescencia cuando estaba sumida en la pobreza. Por lo anterior, la primera que pone flores en la tumba Miguel Carro fue Josefa por sus buenas relaciones con los militares, ya que estaba prohibido.  Desde aquí mi reconocimiento a la familia Carro, pues lo hicieron todo a pesar de estar muy perseguidos.

 

A destacar, no se quienes son en las fotografías, Aurora Rebaque, hija de José Rebaque y hermana de Lucio, fontanero del Ayuntamiento, detenido en Santa María del Páramo y paseado en San Martín, aunque dicen en  Villadangos. Candelas Lassalle, hija de Belarmino Lassalle, también le dieron ricino y la pelaron. A Belarmino le condenaron a cadena perpetua en la causa de Miguel Carro, cumpliendo la pena en la prisión de San Cristóbal, donde no quiso fugarse y acertó. La familia tuvo que trasladarse a León por la persecución de Candelas. Dicen que Candelas era la novia de José Carro, el hermano del alcalde. También Pura Gordillo, seguramente hija del director del Grupo Escolar.

 

En la fotografía siguiente el cuadro completo de colaboradores.

 

[Img #13207]

 

Años 1934 y 1935

A principios del 34 Gerardo regalará el libro 'Villaviciosa y su progreso' a la biblioteca municipal: hoy el libro está desaparecido.

 

Como he dicho en el artículo anterior, a finales del año 1933 se presentan en Astorga los tres personajes maravillosos: el médico Ildefonso Cortés, Eugenio Curiel director del Instituto de 2ª Enseñanza y Gerardo. Seguramente los tres pertenecientes al Partido Radical Socialista (radical viene de raíz, no tiene nada que ver con revolucionario, los sublevados no entendieron bien esto) de Marcelino Domingo, y seguramente arrastrados por éste también en la preocupación por el sistema educativo y, como no, por los niños desvalidos.

 

En mayo del 34 se creará el partido de Izquierda Republicana en Astorga, siendo nombrado Gerardo vicepresidente (muy potente debía de ser, para ser nombrado en tal alto cargo, siendo un recién llegado), Cortés tesorero y Curiel bibliotecario. En estos días Gerardo dará una conferencia sobre 'La Iglesia y la Inquisición' junto a Cortés y el Alcalde Miguel Carro, como aniversario de la desaparición de la Inquisición en España, en la planta alta del teatro Gullón, que era donde estaba la sede del partido.

 

Seguramente el que ha seguido mis artículos echará de menos que no nombrara otros personajes fantásticos que también llegaron por esas fechas y que ya conocemos, como Bernardo Blanco, catedrático y sacerdote, paseado seguramente con Curiel y con Gerardo el 20 de noviembre. Alejandro García Menéndez, teniente de Infantería y fusilado en León a finales de julio del 36. El catedrático y pintor Ramón Pontones Hidalgo y Paulino Romero Alcaraz (lo conozco poco), inspector de policía, ambos exiliados después de la Guerra. Todos, menos Bernardo, pertenecientes probablemente al Partido de Acción Republicana y precursor del partido Izquierda Republicana.

 

Como vemos convergerán todos en el mismo partido. Vemos, también, el amplio ámbito que cubrían estas personas desde el militar, religioso, policial y educativo, pero 'sobrevivían' prácticamente aislados, más tarde 'marginados', dentro de estas instituciones, especialmente el militar y el religioso (el caso de Bernardo fue flagrante), y seguramente en el policial.

 

Finalizados los sucesos del 34 y cuando las tropas, que venían de Asturias, desfilaban por delante del Grupo Escolar  unos niños les silbarán, de esto será acusado Gerardo en 1936 y aunque dirán que le abrieron unas diligencias por ello, éstas no aparecerán y ni siquiera la prensa católica lo reseñará, eso que lo hacía escrupulosamente con todo lo que era referente a estos temas: parece rotundamente falso.

 

La filosofía de los maestros dirigidos por Gordillo será en este tiempo mantener el grupo escolar en el cumplimiento de la Ley y al margen de la política, fundamentalmente por algún miembro socialista del Consejo de Primera Enseñanza que vigilaba continuamente, por lo que prohibirán la participación de los niños en manifestaciones o conferencias que tuvieran ese cariz..

 

Gerardo tendrá incidentes con dos maestros colaboradores y que dejarán de colaborar con el comedor infantil. Se conoce  el incidente con la maestra Barrientos, ya que ésta, al verse excluida de la fotografía de la memoria, replicará en un artículo de periódico. Visto ahora con lo que conocemos, seguramente tenían razón los dos. El problema es que el comedor infantil se regía para dar de comer a los niños por una relación que imponía el Ayuntamiento, así como la de los suplentes. Deduzco que todos los días comían 139 niños y niñas, por lo que, el que sepa algo de cocina, sabe que es una cocina compleja, sobre todo no siendo profesionales. Los principios serán darle al niño una comida sana, variada y equilibrada, como se hacía en Europa hacía bastante tiempo.

 

El hecho es que la señora Barrientos pide, ya que faltan tres niños a comer, sustituirlos por tres de su clase. Gerardo le dice que no y se enzarzarán en alegatos al buen profesorado. Seguramente Barrientos tenía razón que eran niños necesitados, pero Gerardo, que obedecía órdenes estrictas del Ayuntamiento, no podía introducir aleatóriamente a otros niños, pues podía ser injusto con respecto a otros más necesitados. Aquí es donde muestra Gerardo una de sus virtudes que es la severidad, que cuando se dirige personas es esencial.

 

Al renunciar los dos maestros citados a colaborar en el comedor, se presentarán voluntariamente otros dos maestros, María de la Riva y Gerardo Aparicio.

 

[Img #13210]

 

En la foto anterior aparecen las niñas que colaboraban  haciendo prácticas de 'Educación del Hogar', por ausencia de las de grado superior. En la foto seguramente aparecen Paz, Regina, Araceli, Luisa y Amor (hijas de Gerardo), Carmen García Fuertes (hija de Luis García Holgado), María Berta García Zamarreño, Ofelia Ramos, Mercedes Díaz, Carmen Castro y Ángeles Alonso Sánchez. El primero por la derecha es Manuel González Linacero (señalado con un aspa), inspector de 1ª Enseñanza, que será depurado y expulsado del magisterio, también depurarán la Sra. Bohigas (la envían a Sevilla), su sucesora y que fue diputada de derechas, por un conflicto con el jefe de la Guardia Civil de León.

 

Repetirá Gerardo en el comedor los años 35 y 36,  siendo felicitado por el del 34 y el del 35 pero por el del 36 no le dio tiempo.

 

En la fotografía siguiente las personas que participaron en el comedor infantil de 1935, se echa de menos las caras de las jóvenes socialistas. Quizás se produjo su ausencia al ser depuesto Carro y quedar el Ayuntamiento en manos de la derecha. En ella están señaladas  cinco hijas de Gerardo, falta la pequeña Amor.

 

[Img #13208]

 

Dicen que después del éxito del comedor infantil en el año 34 se colocó una placa con el nombre de Gerardo en una de las esquinas del Grupo Escolar, y también seguramente se quitó a finales del 36, cuando se le despojó el título de 'hijo adoptivo' al General Martínez Cabrera, o después cuando se cambió el nombre a las calles, en febrero del 37. Incluso pudo ser, a principios de noviembre del 36, cuando posiblemente se depuró la biblioteca personal de Eugenio Curiel que tenía en el Instituto para disfrute de los niños. Hoy, como único recuerdo de esa biblioteca, en la Biblioteca Municipal, se conserva un libro de poesías en francés de Eugenio Curiel, firmado por él y por su hermano Luis: dicho libro debió de ser un regalo de Luis, que era catedrático de francés. Como pasó con los libros de Curiel, debió de pasar con el libro que regaló Gerardo que también desapareció. En febrero del 37 se depuró a Euquerio Cansado Cansado, bibliotecario municipal y hermano de Dámaso, expulsándolo del Ayuntamiento, a pesar de ser sobreseída la causa contra él. Euquerio se marchó a Bilbao (la última referencia está allí), fueron muchos los que se marcharon por la represión que recibían (a algunas familias las machacaban continuamente): la citada ausencia se observará en el censo. Euquerio en 1947 embarcó rumbo a USA y a continuación se asentará en México, como la mayoría de los exiliados. El depurador principal de estos temas será el requeté 'Tarambana', uno de los que criticó Gerardo en un artículo, es decir, uno de “las once”: “a las once de la mañana con la mujer a misa y a las once de la noche a la 'farándula'", según el periódico El Combate.

Por lo que se ve, masacraron a las personas para exterminar las ideas, por eso no podían quedar los libros,…ni los recuerdos.

 

Con cariño a Isabel, gracias a ella conocí a Gerardo.

Con afecto a Luisa y Amor, hijas de Gerardo, y a sus nietos José Luis y Fernando.

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress