Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 22/07/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Astorgaredacción
11/04/2015

Entre cenizas y literatura

Guardar en Mis Noticias.

Como cada mes de abril, rondando el día 14 (día en que fue proclamada en 1931 la II República), el Ateneo Republicano de Astorga recuerda a los republicanos 'paseados' durante la Guerra Civil en el monumento levantado en el cementerio.

[Img #15498]

 

 

Este año el acto en el cementerio de Astorga tuvo un momento especial después de la lectura de poemas y textos alusivos. A los pies del monumento fueron depositadas parte de las cenizas de Fernando Maylin Cativiela, sindicalista de la CNT, hijo de republicanos asentados en Barcelon y un enamorado de Astorga, que quiso 'quedarse' para siempre en estas tierras donde forjó verdaderas amistades, como la de Ángel Núñez 'Curro', que le dedicaba unas palabras: "gracias por escoger este rincón para descansar mi cuerpo, mi alma, mi mente. Gracias por el reposo en silencio, por convivir con nosotros los días grises, los días oscuros, los días amargos, los días de lunas fusiladas al cobijo de las sombras".

 

Por la tarde, las VIII Jornadas Republicanas continuaban en la Casa Panero con la presentación del libro de Alejandro Gallo, 'Morir bajo dos banderas', novela finalista del Premio de la Crítica Literaria de 2012 que ganó José María Merino. Se trata de una novela editada tres años, pero parecía la más adecuada de todas cuantas ha escrito Gallo para hablar en el Ateneo Republicano.

 

 

[Img #15494]

 

 

Como introducción a una novela que tiene 700 páginas se proyecto un documental de cuatro minutos del argentino Alberto Marcade.

 

El asunto de la obra es el periplo que iniciaron por el mundo algunos soldados republicanos tras acabar la  Guerra Civil española. Meses después, al comenzar la II Guerra Mundial, se reagruparon en las unidades militares que combatieron al nazismo y al fascismo en todos los frentes. No hay un sólo territorio de batalla donde no exista la tumba de un español.

 

 

[Img #15492]

 

 

A través de los miembros de la familia Ardura, el escritor astorgano reconstruye la vida en los campos de internamiento del norte de África, el reenganche en la Legión Extranjera o en la Columna Leclerc para combatir a Rommel y el ‘Afrika Korps’, la creación de la II División Blindada y el desembarco en Normandía, la liberación de París y la incorporación a la Resistencia y al maquis bajo la dirección de los jefes guerrilleros asturianos Vitini y García Granda… Todo hasta la derrota del III Reich y la toma del Nido del Águila.

 

La novela responde a preguntas a las que la historia aún no ha contestado: ¿Cómo se armó a los guerrilleros que tomaron el Valle de Arán? ¿Por qué había republicanos españoles combatiendo con las fuerzas del Vietcong?

 

 

[Img #15493]

 

 

Alejandro Gallo es licenciado en Filosofía, Ciencias Políticas y Ciencias de la Educación. Fue oficial del Ejército, jefe de la Policía Local de Astorga y de Langreo y, actualmente, es el comisario-jefe de la Policía Local de Gijón. Su pasión por el estudio de la Memoria Histórica, tanto en el ámbito de la revolución rusa como en el de la guerrilla antifranquista española, se refleja en la mayoría de su novelas desde que en 2004 apareció la primera de ellas, 'Asesinato de un trotskista', finalista del Premio Internacional de Novela Negra Umbriel. Le han seguido 'Una mina llamada infierno' (2005) y 'Última fosa. Revolución del 34: caso abierto' (2008), ambas protagonizadas por el mismo personaje, el inspector Ramalho da Costa. Con 'Asesinato en el Kremlin' logró en 2011 el XIV Premio Francisco García Pavón de Narrativa Policíaca.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress