Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 26/05/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miguel Angel Carro Martínez. Afiliado del PP
10/06/2015

Cambios oportunos y necesarios

La regeneración política es totalmente necesaria. En cualquier tertulia cuando se habla de política, la gente sea del signo político que sea, siempre coincide en que quiere cambios y limpieza en las instituciones y en los partidos.

 

Hasta Juan Vicente Herrera es crítico con las dudas a la hora de reaccionar contra la corrupción, por eso son necesarios cambios urgentes en las estructuras de los partidos y renovar a los dirigentes que son un lastre para los mismos, si no, lo pagaran los propios partidos y por ende los afiliados y simpatizantes que creen en ellos, pues es un porcentaje muy bajo el que tanto daño hace. Por eso, no se puede permitir que  ese porcentaje tan bajo siga instalado en los partidos.  

 

Voy a referirme a lo que conozco, que es el Partido Popular, pues llevo siendo militante del mismo aproximadamente 30 años y anteriormente otros pocos simpatizante, ya que en aquella época las formas eran así. Los dirigentes de entonces, y me refiero a Astorga y la Comarca, era gente que se les podía tildar de distantes y excesivamente fríos para con las bases, pero lo que no se les podía reprochar en absoluto era su honestidad y seriedad, su trabajo y que nunca anteponían sus intereses a los del Partido.

 

Pero como siempre hay una excepción que confirma la regla, llegó al Partido Popular cierta persona que, con malas artes consiguió hacerse hueco, ser alcalde de uno de sus municipios y desde hace cinco años presidente comarcal, y cuyos méritos son los de haber sido el pagafantas y correveidile de la desaparecida Isabel Carrasco, que tuvo mucho que ver en su elección. Claro, con este currículum tan extenso y técnico, que solo se guía por intereses personales, lleva manipulando el partido muchos años, con un estilo caciquil de lo más burdo y atávico, con casos como el del Ayuntamiento donde es alcalde desde hace muchos años y donde es vox populi que usa la necesidad de trabajo a cambio de votos, o cuando perdió el culo corriendo a firmar un panfleto en el que se pedía la expulsión del Partido Popular de Javier García Prieto (uno de los mejores presidentes que ha tenido la Diputación de León) porque a la señora le molestaba, o decir por la Comarca de Astorga que “el PP soy yo, y se hace lo que yo diga”. Esto ni son ni actitudes ni formas de un representante de un partido, que es lo que es, y no lo que él cree que es, buscando candidatos manejables para sus fines, lo cual no quiere decir que los consiga. Menos mal que en Astorga, no tuvo nada que ver con la elección del candidato.

 

En tiempos de la presidenta, era un asiduo visitante de la Diputación, donde era conocido como 'El Pagón' porque siempre la invitaba a comer, tal vez por las famosas "adjudicaciones a dedo de la Carrasco" de las que ya hemos leído en numerosos medios de comunicación.

 

Este lastre heredado del pasado reciente, podría llevar mucho tiempo usando su empresa para mantenerse en política y la política, tal vez, para mantener su empresa, o a su ego, no lo sé…

 

Como es imprescindible afrontar un amplio proceso de regeneración interna, motivos como estos que llevamos sufriendo los afiliados del Partido Popular y el propio Partido, son los que deben ser suficientes para, como decía el anuncio, mandarlo a tomar… Fanta.

 

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress