Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 26/05/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan José Alonso Perandones, anterior alcalde de Astorga
11/06/2015

Gracias

Cinco concejales del Grupo de Gobierno de esta legislatura (2011 / 2015) abandonarán el escaño municipal; varios de ellos, pese a los requerimientos de Victorina Alonso, decidieron  no formar parte de su última candidatura (la del pasado 24M).

  

Su desencanto, y desengaño, respecto a quien va a dejar de dirigir los destinos de la ciudad (por abrumador rechazo, y no solo de sus compañeros, sino del más solvente y valioso, es decir, de los astorganos) se fueron acentuando a lo largo de la legislatura. Desde la Agrupación Socialista, desde su Ejecutiva, bien lo saben ellos, la independencia en su labor fue respetada; y desempeñaron los cometidos asignados como bien supieron, es decir: con solvencia, pese a los inconvenientes constantes de cada  día (como sucede cuando no hay una dirección atinada, aún más si es entrometida, en cualquier gestión que sea compleja). Les doy, con gran sentimiento, las gracias, que, probablemente, pese a que nunca se satisface a todos, pueden hacer suyas también muchos astorganos. Me ha dolido esta especie de desprecio final hacia su valía, hacia su trabajo, por parte de Victorina Alonso.  A veces sucede eso: que el ansia y la ceguera de poder conducen a la mezquindad.

  

Como ya he dicho, paralizadas en exceso las inversiones por falta de tacto desde la Alcaldía para con las demás administraciones, sin embargo, el ayuntamiento ha seguido funcionando en sus servicios y actividades. El nuevo gobierno de la ciudad, y esos jóvenes, a los que se les presume formación y capacidad,  y que por primera vez se sentarán este sábado en un escaño del noble salón municipal, comprobarán lo complejo que es el trabajo de un concejal en una ciudad como Astorga, dotada de servicios,  prestaciones y actividades como pocas de su tamaño en España. Todo se fue levantando palmo a palmo, con anteriores concejales que, hasta carentes de los más elementales recursos, debían suplir con su esfuerzo personal la falta de medios. Los que ahora finalizan su quehacer han sido dignos ediles, continuadores de toda esa ingente labor de sus predecesores, los cuales, aunque han pasado y pasan casi desapercibidos, vienen siendo el sostén y la savia del acontecer diario municipal.

  

Todos tenemos nuestro carácter, y nuestras carencias; cuantos hemos pasado por el ayuntamiento debemos reconocer que así es. Pero Juan (Juan José Simón) deja un legado importante en la ciudad; hoy, muchas de las dotaciones, y de actividades y clubes deportivos, el prestigio que la ciudad tiene para organizar y merecer eventos, son fruto de su trabajo, compartido, obviamente, con muchos ciudadanos. Ha sufrido bastante en esta legislatura, por intentar contener un deterioro de la gestión municipal; bien sabe que mi obsesión era resistir con el grupo unido hasta el final, cumplir con la ciudadanía los cuatro años encomendados. Si a los cinco aprecio, a él de especial manera. Gracias a Isabel, solvente por formación académica y dedicación en cuestiones relacionadas con el medio ambiente y la naturaleza; e irreductible, pero solo aparentemente si uno le da el trato que merece, cuando considera que una petición o una actuación son improcedentes. A Avelino, poco amigo de publicidad y de palabras vanas, y con buen criterio técnico; pendiente, ya fuera aquí o si era preciso desde su trabajo, de áreas de tanta incidencia como las relativas a las obras y al urbanismo con su nuevo Plan General. A Julio, tan  imbuido de su lealtad primera, la que debe a la vecindad; servidor impenitente desde primera hora de la mañana, cuidadoso con los caudales municipales, anotador fiel de las quejas diarias de los astorganos. A César, festivo, divertido, ingenioso, dentro y fuera de la Casona; y de mirada artística tan pronto burlona, como tierna o rompedora.

 

A vosotros cinco, muchas gracias.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress