Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 28/04/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
14/06/2015

"Que vivan y revivan los señores novios"

[Img #16590]

 

Las calles de Piedralba han sido este sábado el escenario de la boda de David y Laura, una celebración que habría pasado desapercibida si no fuera porque los novios quisieron desposarse a la costumbre maragata. Nada extraño siendo el novio quien es, David Andrés, uno de los mejores tamboriteros de la comarca siempre atento a recuperar y conservar las tradiciones de esta comarca.

 

[Img #16595]

 

En la boda maragata se trató con todo rigor cada una de las partes que componen este cuadro de enorme riqueza etnográfica y antropológica. Primero se extendió ‘el rastro’ que enlaza la casa del novio con la de la novia, que debiera de ser de paja molida y que un buen día había desvelado la existencia de un oculto noviazgo. Lo segundo fueron ‘los mandamientos del amor’, rondados de noche a la puerta de la novia. “Y por último el pago de las cintas, derecho para las hijas del futuro matrimonio, a danzar en la ‘entrada’ del baile”, tal y como relató Luis Alonso Luengo en su libro 'Los maragatos'.

 

[Img #16592]

 

El día de la boda, apenas la luz rayada, “el tamboritero recorre el pueblo tocando la alborada, acompañado de un grupo de mozos tañedores de castañuelas”.

 

Una vez salido el cortejo desde la casa del novio, en compañía del tamborilero y de los mozos del caldo, hacia la casa de la novia, el futuro suegro bendijo al novio. El padre y el padrino ayudaron a David a embozarse su flamante nueva capa, mientras Laura era vestida por la madre y madrina.

 

[Img #16594][Img #16591]

 

El padrino golpeó la puerta con los nudillos y dijo:

-Venimos a cumplir la palabra empeñada.

-Cúmplase enhorabuena, ha respondido el padre de la novia.

 

[Img #16593]

 

En este momento las mocitas del caldo cantaron al son del tamboril y castañuelas un romance que va diciéndole a la novia lo que tiene que ir haciendo. La novia lo escuchó, obedeció y se hincó de rodillas. Su madre le puso el rosario de los antepasados y el padre, alzando la mano, hizo la cruz en el aire:

-Yo te bendigo en nombre del Padre y del Hijo….

 

[Img #16588]

 

El Cortejo General de la Boda se organizó camino de la iglesia. Nada más llegar la ceremonia comenzó en el pórtico…

 

Una vez casados, afuera las mozas siguieron cantando: ”sal casada de la iglesia / que te estamos esperando, / pa darte la norabuena / que sea por muchos años”. Mientras los novios eran bien regados de granos de arroz como símbolo de fecundidad, se inició el ‘Desfile de los Mazapanes’.

 

[Img #16589]

 

Con los dulces fueron hasta la puerta de la casa de la novia donde se colocaron dos tronos floridos para asiento de los desposados (tradicionalmente lo hacían la novia y la madrina). El padrino les arrojó un puñado de trigo a cada uno mientras les iba diciendo:

-Qué este matrimonio sea fecundo como lo es el trigo.

 

[Img #16596]

[Img #16586]

 

 

 

 

Comenzó entonces la Carrera del Bollo, que consiste en colocar un mazapán con forma de maragato, bien coloreado y emplumado de anilinas, al final de un extremo de la calle, mientras que desde la otra punta salían los corredores por parejas. Bajo la presidencia de los novios y los padrinos, los mozos solteros se disputaron la mitad superior del bollo con su contenido en euros, en sustitución de la onza de oro de antaño. La otra mitad del bollo se repartió entre los presentes comenzando por la novia.

 

[Img #16587]

 

Una vez finalizada la Carrera del Bollo, novios, padrinos e invitados se dispusieron a dar buena cuenta del banquete.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress