Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 24/03/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miguel García Bañales
18/08/2015
Valderas. Memoria de un exterminio. Una, Grande y Libre masacre que quedó impune (II)

La Valderas Fascista. La Reconquista.

[Img #17691]

 

El 3 de mayo, día de la fiesta de La Cruz de Mayo, se celebra la romería con carácter profano como era habitual, el Padre Isla la criticaba duramente, pero esta vez la convertirán en religiosa. Aquí empieza la 'Guerra'  y 'La Reconquista' dándole un toque puramente religioso. Lo que subyace es mandar en el pueblo a los modos y a los usos de épocas anteriores, en los que la Iglesia y los ricos dominaron el pueblo. Ya se habla de Una nueva Valderas (villa), Grande y Libre, que en la prensa se reflejará días más tarde.

 

El obispo de León nombrará para Valderas un vicario de carácter integrista y en estos días se funda las JAC (Juventudes de Acción Cultural). El motivo de por qué se llama así es extraño, ya que debía de corresponder a las Juventudes de Acción Católica. Creo que es por la coyuntura de dos personajes de Valderas, uno el fundador del Centro Obrero Católico y dicen que de las JAC, Marcelino Macho, sacerdote y profesor de Filosofía en el Seminario (en los papeles aparece de presidente Honorio López), y Nemesio García, capellán militar retirado en 1932 e inspirador de las JAC, pertenecía a las JONS de Onésimo Redondo y dicen que colaboraba en sus publicaciones.

 

Nemesio, africanista y de corta vida militar, el 4 de mayo firmará su primer artículo de la prensa católica y se nos presenta como 'Un tío de Campos', arremeterá contra el alcalde Victoriano y hará una loa al yugo y las flechas y a tener “prietas las filas”, lo que indica que era fascista, claro, de las JONS. Hasta que cesen a Victoriano seguirá escribiendo con este pseudónimo.

 

Esta coyuntura hará que estas juventudes tomen una postura fascista desde el inicio, las Juventudes de Acción Católica lo harán en el tiempo, aunque estos últimos siempre dirán que primero eran católicos y después fascistas. También se funda un Centro Obrero Católico cuya finalidad es cortar o reventar las huelgas, que según Prisma no cuajó.

 

En estos días la prensa católica cargará contra el arrendamiento de la Salgada, por dejar fuera a los no afiliados, por el perjuicio económico que supone para el Ayuntamiento y amenazará con levantarse si no destituyen al alcalde.

 

Desde principios de mayo ya empiezan los gritos nocturnos a favor y en contra del fascismo y del comunismo produciéndose además algún destrozo, lo que obligará a Victoriano a publicar un bando para corregir esas conductas.  

 

Comienza la lucha, como se manifiesta en una entrevista Honorino López García, presidente de las JAC, con un mensaje de corte puramente fascista donde habla del estado nuevo. Las JAC crecerán rápidamente, a principios de junio la comprondrán más de 100 hombres, se excluyen a los casados.

 

Sobre el 20 de mayo se celebra un mitin de derechas en Valderas con la participación de la AFA de León, también estarán presentes los Agrarios de la misma ciudad, Acción Popular y, como no, las JAC. La presentación del acto la hará Luis Fernandez Cuñado por las JAC, que en contra de sus estatutos, estaba casado. Finalizará la Sra. Bohigas por la AFA de León y al arremeter contra la doctrina socialista, le interrumpirán varias veces. Victoriano ordenará a la Guardia Civil que desaloje la plaza. El resto de los actos seguirán con normalidad, finalizando con una comida. Esto se enmarca dentro de una ofensiva de la derecha católica por toda la provincia.

 

A los dos días el socialista Manuel García Vecino (tenía antecedentes de 1925)  dispara sobre Isidoro García del Río. Días después jóvenes de la JAC encuentran a Cancia (parece ser 'comunista', ya los etiquetan así a todos) y probablemente lo amenazan, ya lo habían hecho seguramente con el teniente alcalde, Gregorio Ruiz, en fechas anteriores. Enterados los de la Casa del Pueblo se acercarán allí, en el grupo van mujeres y alguno con la hoz, produciéndose disparos entre Andrés Carriedo, socialista, y Luis Fernández, fascista. Esa noche dispararán por la espalda a un fascista y tirotean la casa de otro. La prensa católica dirá que Luis no disparó y amenazará otra vez que sino echan al alcalde el choque será inminente.

 

Voy a pararme en Andrés. La prensa católica definirá a Andrés Carriedo Callejo como matón pueblerino. A Andrés, de 56 años, natural de Valderas y jornalero, lo veo como un sindicalista muy activo y curtido en las múltiples batallas que llevan a la mejora de la clase trabajadora, que como sabemos costó tanto sufrimiento y sangre. La jornada de ocho horas que en USA viene de 1866, en España parece que se consigue después de la Huelga de 1917, pero ésta no llegará al campo. Como hemos visto en Valderas se conseguirá la jornada de ocho horas en el trabajo agrario con la llegada de la República y, aunque los propietarios pondrán impedimentos, la presión sindical será muy fuerte para que se cumpla la ley. Este sindicalismo se radicalizará mucho con el hambre, como ya he dicho. La agresividad de algún sindicalista se incrementará ya que los castigaban con la no contratación y eran perseguidos duramente por los matones y por la Guardia Civil, sobreviviendo gracias a las cajas de resistencia. Esta violencia hará que se armen para poder enfrentarse a los primeros, pero como las condiciones económicas son muy precarias es muy probable que estas armas las compraran de manera colectiva para defenderse.

 

En la mayoría de los sitios las pistolas las tienen los extremistas de derechas. Me paro en Andrés, ya que, en ese momento y después de los sucesos del 36, le acusarán de tener antecedentes por homicidio, por ponerle una pistola en el pecho a un sargento de la Guardia Civil, pero en la sentencia de los disparos al Juez de Valencia de Don Juan, que veremos más adelante, se dirá sin antecedentes, luego es todo falso. Es muy indicativo el dato de los antecedentes falsos por la transcendencia luego en los sucesos de 1936.

 

Las fiestas religiosas se celebran con normalidad, la de San Isidro se hará con gran asistencia de todo el pueblo, resaltándose que la mayoría abandone las faenas para asistir a la fiesta. Pero el día 21 de junio se debía de celebrar San Luis Gonzaga, patrono de las JAC. Éstas piden permiso a Victoriano para salir en procesión por el pueblo con sus banderas y tirar cohetes, y éste lo prohibirá alegando ante el gobernador que son fascistas. Es curioso que se elige a San Luis que era jesuita y no se elige a los típicos de las Juventudes Católicas. La fiesta se desarrolla con normalidad con baile por la tarde en las eras. Se presenta la Guardia Civil y efectua cacheos, encontrándole una pistola a un socialista, a los de las JAC ninguna.

 

Al domingo siguiente en un baile en el local social de las JAC habrá nuevo cacheo, y tampoco aparecerá ningún arma. El lunes volverá la Guardia Civil a hacer cacheos, no se encuentra armas en el local de las JAC pero sí a dos socialistas, poniendo de relieve que no los detiene la Guardia Civil, hecho falso pues sí lo hicieron. Mi experiencia dice que en los cacheos cuando eran a personas de derechas no se encuentran nunca armas, a los de izquierdas sí, normalmente pasaba porque la Guardia Civil o la policía avisaba a los primeros.

 

Nueva huelga otra vez, la cosecha es mala y el pedrisco ha arrasado el viñedo. El día 4 de julio un grupo de socialistas se enfrentarán a tres miembros de las JAC, apaleando a uno de ellos. La siguiente noche impedirán a Cepedal efectuar las labores agrícolas, en el enfrentamiento cae herido éste de un disparo en la pierna. La prensa católica dirá que además le apalearán,  así como a su tío que estaba con él. También dirá que los socialistas le entregan a la Guardia Civil el revólver que llevaba Cepedal.

 

El día 9 Victoriano saca un bando en nombre del Inspector de Trabajo para que se precinten las máquinas segadoras, hasta que no se contrate a todo el personal en paro, que durará hasta el día 12 por acuerdo con la Inspección de Trabajo. Pero al día siguiente, Victoriano ordenará a la Guardia Civil en Villafer que precinte las máquinas segadoras mientras haya personas en paro. Volverá a haber huelga y ésta se resolverá por fin el día 19.

 

La prensa católica vuelve a la carga, pronostica otra vez días de luto en Valderas. El firmante seguramente es el capellán Nemesio García. Seguirán acuciando la destitución de Victoriano, ya que Valderas es el Moscú de España, originado por el mitin comunista que publica Victoriano para el día 30. En estos días algo se cuece en las JAC, ya que su local lo registra la policía y la Guardia Civil, siendo detenidos los dos sacerdotes Marcelino Macho y Nemesio García Pérez.

 

El día 30, Victoriano replicará al mitin de la derecha con otro, hablará el diputado Balbotín, que procedente de la izquierda republicana está recién ingresado en el Partido Comunista y es un gran defensor de la expropiación forzosa. La prensa católica hablará de la presencia de cientos de asturianos en la celebración de la fiesta de Lenin, de la poca presencia de gente de Valderas y del poco impulso que recibían las soflamas de Victoriano, sobre todo las que hacía contra el clero. La realidad será que asistirán unas 800 personas, de las que de  200 a 300 serán asturianos, y que no hubo ninguna alteración del orden.

 

A finales de agosto, el 28, el Gobernador Civil cesa a Victoriano y se hará cargo de la Alcaldía Gregorio Ruiz.

 

[Img #17692]

 

En la noche del día 16 de septiembre, a la salida  del Ayuntamiento (dirán también que acababa de dejar a su novia), el alcalde Gregorio Ruiz García, es tiroteado  y herido gravemente en la columna vertebral, falleciendo el 31 de octubre. En su auxilio saldrá Santiago Gómez y al decirle a Gregorio que sabía quién le había disparado también recibió dos disparos acompañados de la voz: ”¡Para que no lo digas!” Allí acudirá Marcelino Macho, que al reprocharle la falta de auxilio dirá que Gregorio desde el suelo le amenazó con una pistola. Presentada la Brigada Social de León se detendrá en total a 7 personas de la JAC, entre ellos Luis Fernández. La prensa católica lo justifica como respuesta a un mitin que los comunistas impiden en Santa María de Ordás y al mitin de Balbotín en Valderas. Esta noche dispararán sobre un derechista, aunque dirá la prensa que el disparo lo recibió de Gregorio cuando éste estaba caído en el suelo. Prisma aducirá que esta noche los socialistas se habían conjurado para matar a Marcelino Macho y Nemesio García, también que esa noche se intenta quemar la casa de los padres de Nemesio: es lo típico de la propaganda de los sublevados justificar falsamente todo lo que sucedió. Tanto Marcelino como Nemesio habían llegado esa noche procedentes de Cea, seguramente de un arresto domiciliario (o un destierro temporal) ya que la última referencia de ellos será su detención en julio y su encarcelamiento en Valencia de Don Juan. Marcelino se mostrará enfermo y no asiste a la reunión de las JAC de esa noche. En esta reunión seguramente se fraguó el atentado contra Gregorio, veladamente se acusará de ser el inductor a Nemesio.

 

Vemos que el problema no era Victoriano, el problema es una lucha por el poder, pues si no con la destitución de Victoriano hubiera bastado. Se nombrará como nuevo alcalde a Martín Velado, esquilador, de cuya profesión se mofan por considerarla indigna.

 

A partir de la detención de los presuntos culpables se arremolinará la gente frente a lo calabozos. En la calle se produce un enfrentamiento entre socialistas y fascistas, un anciano socialista es herido de una pedrada. Por la tarde un jacista es tiroteado. Al comienzo de la noche también un socialista es tiroteado. La Guardia Civil ve ya la situación como muy grave, llegan refuerzos de León. Un jacista disparará sobre uno de izquierdas, que se salvará porque se hace el muerto. Nuevos enfrentamientos entre izquierdistas y jacistas.

 

El 1 de noviembre entierran a Gregorio Ruiz. La asistencia será muy numerosa y con mucho dolor.

Por fin se celebran las elecciones generales, el 19 de noviembre, que ganarán las derechas, empezando los fascistas a actuar a sus anchas. Acosarán duramente a los de izquierdas, se jactarán de que entran hasta las cocinas de sus casas. Los fascistas ya se entrenarán con toda impunidad un día a la semana. Dirán que los izquierdistas dispararán sobre el café Central donde se reunían los jacistas hasta tres veces, Teófilo lo hará en 1933 y en 1935.

 

En diciembre se produce un movimiento revolucionario anarquista en toda España, los socialistas no participarán aunque lo habían pactado si se perdían las elecciones. En Valderas, el día 11, se producirán disparos en la plaza por un grupo importante, se anuncian grandes desmanes, deteniendo a tres personas por ello. Habrá huelga de tres días seguramente organizada solamente por la CNT.

 

El día 31 de diciembre cuando sale a dar un paseo Nemesio será disparado por tres socialistas (Prisma dirá tres jóvenes) hasta agotar la munición. Según Jesús García López, se cruzan con Nemesio cuando iban cantando “Si los curas y monjas supieran…”, Jesús declara que Nemesio se dio por aludido, que éste le insultó y le amenazó con su pistola, que fue entonces cuando empezó la reyerta. Que él solo disparó una vez, que los otros que iban con él también dispararon. La prensa católica dirá que al pasar por el Centro Obrero, Victoriano dijo: ¡Ahí va! ¡No desperdiciéis la ocasión! Que le hicieron treinta disparos. También dirá la prensa católica que una vez reincorporados al Centro Obrero gritarán desde el balcón: ¡Hemos matado al cura!

 

Por las cuatro heridas que Nemesio recibe, ingle, pierna, mano y pie, se ve que no hay intención de matar, luego la parte última del párrafo no tiene sentido. La causa judicial que se incoó está desaparecida. Dirá Jesús que él solo hizo un disparo, que tenía un problema personal con Nemesio y que los otros también dispararon. La prensa católica hablará de que había casquillos de 9 mm. Los izquierdistas llevarían un calibre 7 mm., lo habitual en las causas que llevo estudiadas. El 9 mm. es un arma militar, más propia de Nemesio, que había sido capellán militar y africanista, los falangistas también las llevaban por que se las proporcionaban éstos, aunque solían llevar 6,35. Da la impresión de que los agresores le van a provocar, que Nemesio saca el arma y éstos también. Debían de estar muy cerca por la limpieza del orifico en la mano y en el pie, y lo más probable es que el tiro que tenía en la ingle quizás fue por poner la mano para evitar los disparos.

 

Tras presentarse el juez de Valencia de Don Juan y ordenar la detención de los agresores, un grupo de izquierdas armado de pistolas y escopetas amenazarán a los conductores de los vehículos en los que ha de regresar el juez y su comitiva, al grito: ¡No hay más juez que nosotros! ¡No hay más cojones que los nuestros! A las nueve de la noche cuando montaba el Juez en el coche de regreso, le dispararán, teniendo que meterse bajo el vehículo. La agresión acaba siendo repelida por la Guardia Civil.  Detendrán a los 15 y condenarán solamente a siete a más de 4 años de prisión.

 

Parece evidente que el grupo se inmoló ya que estaba presente la Guardia Civil y sabían que los condenarían con dureza, como así fue. Los motivos seguramente fueron varios. La detención injusta de Victoriano con los tres jóvenes, la libertad condicional de los agresores de Gregorio, el acoso de los falangistas ante la pasividad de las autoridades, la versión que se difundía de los hechos que seguramente es falsa, las bajas sentencias a los agresores fascistas. La prensa católica dirá que alegaban lo hecho por las múltiples detenciones que se habían producido entre los de izquierdas. En enero de 1934 se sigue deteniendo a los izquierdistas que llevan armas en los registros, no así a los fascistas.

 

El 12 de febrero el Vicario de Valderas llama a la reconciliación. Este día de madrugada se produce un muerto y tres heridos, cuya causa es la embriaguez del autor, sin consideración política. Se refrenda la sustitución del alcalde Victoriano por el Ministro de Gobernación, ya que el Gobernador solamente tenía potestad para la destitución cautelar.

 

El 8 de marzo otras dos personas resultan detenidas por la Guardia Civil como consecuencia de un cruce de disparos entre jacistas y socialistas.

 

El 14 de abril apenas se manifestará gente, pero el 1 de mayo sí, a pesar del control de la Guardia Civil.

 

En junio se produce una huelga general del campo en toda España, fundamentalmente en Andalucía y Extremadura, con motivo la derogación del decreto de Términos Municipales (ya llevaban luchando contra él desde mayo del 33 los propietarios) y los nuevos fallos mayoritarios a favor de éstos de los Jurados Mixtos. Vendrá la expulsión de colonos instalados por ley en el bienio anterior, no se aplicará la jornada de 8 horas, la obra pública disminuye mucho y al bajar los salarios se incrementará la privada, por lo tanto volverá el paro municipal y el hambre. En León solo habrá huelga en Valderas, Grajal y Santa María del Páramo, que empezará el día 4. El día 12 será detenido el comunista de León Justo García Fernández en Valderas por incitar a la huelga revolucionaria, le condenarán por incitación a la rebelión a 1 año y 8 meses. A Vicente Rodríguez González, comunista de Valderas que colaboró con él, le absolverán, siendo desterrado más tarde por los sucesos de octubre. Prisma definirá esta huelga, así como las de septiembre, de “sositas”, ya que los propietarios seguirán trabajando sin ningún problema. Esta huelga finalizará el 24 con un disparo de Cepedal a un socialista sindicalista, lo procesarán por intento de homicidio. En agosto la Guardia Civil vuelve a precintar las máquinas segadoras, seguramente por incumplimientos de los propietarios otra vez al no dejar el cupo de siega, el 10% a mano, que era lo que trabajaban los jornaleros.

 

A finales de agosto ordena la sustitución de concejales el Gobernador Civil, por lo que se nombrará a Donato Caño, de derechas, nuevo alcalde. Automáticamente retiran la placa de Lenin y colocan en su lugar la del Padre Isla.

 

Días antes se nombrará fiscal de Valderas a Jonás García Pérez, hermano de Nemesio, uno de los denunciantes de sus vecinos  empezada la Guerra.

 

En septiembre habrá un conato de huelga, que finalmente no se ejecutará. Llegará octubre. El día 3 en el pleno del Ayuntamiento se plantea la prórroga del pago del préstamo de las obras de La Salgada, al principio quieren denegarlo pero finalmente se acepta dicha prórroga. En estas fechas sustituirá a Donato en la alcaldía Gonzalo Centeno Díaz.

 

En Valderas no sucede nada extraordinario relacionado con los sucesos revolucionarios de octubre, detendrán a dos por comunistas, Eugenio Gallego (era anarquista) y a Vicente Rodríguez, este último, como sabemos, más tarde será desterrado aunque por poco tiempo ya que a mediados de 1935 lo encontramos repartiendo el Socorro Rojo por Valderas, seguramente para la ayuda a los presos (los fascistas también, en el tiempo, lo hicieron con el Socorro Azul).

 

En la casa del pueblo detienen a toda la cúpula, como en el resto de la provincia, y permanecerán en prisión un mes como en otros lugares. La prensa fascista dirá irónicamente que los mandaron a hacer unos cursillos. No hay nada que destacar hasta el 3 de diciembre, que comienza el juicio por el asesinato de Gregorio. En la sentencia por la muerte de Gregorio Ruiz absolverán a todos menos a uno por las heridas al testigo de la agresión Santiago Gómez. El asesinato de Gregorio quedará impune.

 

A finales diciembre la prensa católica loa a los defensores de Valderas, el cura Nemesio y las JAC. Están convencidos de que se ha acabado la Reconquista ya, debido a la represión política y sindical que se ejerció tras los Sucesos, a que mucha gente de izquierdas estaba encarcelada y el Ayuntamiento en manos de la derecha. Los fascistas seguirán a su aire. También a finales de diciembre ya empiezan los problemas entre los concejales y el alcalde. Se ve claramente que el problema no era Victoriano ni Gregorio, el problema era el poder, sobretodo el económico. Andarán a la gresca hasta su sustitución en el 36. En estos conflictos, la prensa católica tomará partido por los más afines y no permitirá las réplicas con un descaro excesivo.

 

En febrero de 1935 continúan las batallas entre las derechas y echarán al anterior alcalde Donato Caño, que seguía de concejal. Ya se reconocerá el grave problema de paro, que se calcula en unas 600 personas. Solicitarán obras públicas para el paro, pero denegarán la prórroga del crédito de La Salgada: gran contradicción, se presume el odio hacia la izquierda. En estas fechas aparecerán pasquines anarquistas en las columnas de la plaza del Ayuntamiento, incitando a la violencia. Habrá controversia entre la gente de izquierdas seguramente por las huelgas, ya que unos están a favor y otros en contra. Gregoria Robles recibirá amenazas de algún socialista.

 

En marzo del 35 el sargento de la Guardia Civil tomará partido en el juicio contra Cepedal por el homicidio fustrado que ya conocemos, declarando a favor de él, con una sentencia que la pena será irrisoria.

 

En mayo nueva sustitución de concejales y se nombra otro nuevo alcalde, Cayo Carpintero Luengo. La fiesta del 1 de mayo se prohibirá, detendrán a dos socialistas.

 

A mediados de junio del 35 la Guardia Civil de Villamañan dará una paliza a Falconerín. Intentarán desahuciarle también de su casa y al requerir a Ángel Rodríguez Modino si le había avisado del desahucio, éste dirá que estaba en la cama como consecuencia de la paliza y que si era verdad que había sido agredido por la Guardia Civil eran unos criminales, recibiendo como contestación que a Falconerín había que matarle. Estos denunciarán a Ángel por injurias a la Guardia Civil, lo procesarán, pero al final le absolverán. A Falconerín le darán palizas acabados los mitines periódicamente, así están referenciadas también en Villaquejida y Villaornate. Falconerín había llegado de Asturias en 1932 a Valderas, sin ninguna afiliación política. Ejercerá su profesión de satre cosiendo incluso para el seminario. Su mujer daba clases de corte y confección. Es decir la familia vivía holgadamente a pesar de sus numerosos hijos. Se comprometerá políticamente a partir de percibir el hambre que pasaban algunas personas del pueblo, el seminario desde ese momento no le volverá a contratar. Hombre bueno, cariñoso, era un buen orador, le llamarán agitador. No hay en todas las referencias una que diga que fuera violento. Al revés, todo apunta aque era un hombre de gran cordura y pacificador, aunque muy exigente con los derechos de los trabajadores. Por eso le temían y odiaban.

 

[Img #17693]

 

A Luis Fernández Cuñado le juzgarán por amenazar a un padre y maltratar al hijo de este, condenarán a Luis por esto, pero la Audiencia lo absolverá.

 

La autoridad hará un intento de suspensión de la trilla pero no se cumplirá. Se suspende un mitin de Izquierda Republicana.

 

Toda la época del Gobierno republicanoderechista (Bienio Negro) seguirá con la contratación libre, salarios bajos y con los Jurados Mixtos fallando a favor de los empresarios. No habrá huelgas. El único incidente a destacar será un hijo que disparará contra su padre borracho.

 

En 1936, en febrero, el Ayuntamiento establecerá el jornal del campo en 4,50 pesetas, justo antes de las elecciones. La Falange de Valderas mantendrá los carteles derechistas intactos sometiéndolos a una vigilancia férrea y destrozará los del Frente Popular. Este último estará dirigido por Martín Velado (exalcalde), Victoriano, Jesús García, Andrés Carbajo, socialistas y comunistas, y por Doroteo Toral y Fructuoso Valverde de la izquierda republicana.

 

[Img #17694]

 

La seguridad  de  las elecciones se cubrirá por la Guardia Civil acompañada de falangistas, resolviéndose sin incidentes. Mientras los falangistas van en fila con una linterna en una mano y la pistola en otra, las personas de izquierdas lo hacen desarmadas y asustadas. Agitar y ofrecerse para proteger es la tónica de Falange en esta época. En Valderas, a diferencia de España, gana las elecciones la derecha, aunque por poco.

 

A Tiziano y Cándido, hijos de Falconerín, con afecto

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress