Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 18/08/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tomás Valle Villalibre
7/09/2015

Las series de aquellos años

Nuestra ciudad se convierte  un año más, y van dieciocho, en “Cine” durante diez días. Cine con letras mayúsculas aunque el certamen sea de cortometrajes. Mi primera idea  a modo de homenaje fue elaborar un recorrido por  los certámenes pasados, posponiéndola en favor de otra que puede resultar interesante y que puede contribuir igualmente a aplaudir el Festival de Cine de Astorga.

 

En un arrebato, puede que de tontería, me vinieron a la memoria algunas series de televisión que formaron parte de mi vida como televidente. Las primeras que recuerdo eran en blanco y negro, tenían un inconfundible acento sudamericano y teníamos que verlas en casa de algún amigo pudiente, en  el bar de Goyo o en el Bar X, ya que el modesto sueldo de mi padre no permitía lujos de ese tipo.

 

Me estoy dando cuenta que mientras preparo este artículo, esas series televisivas se están transformando en un catálogo de sentimientos que entre otras cosas me están ayudando a recordar tramos de mi vida.

 

No sabría por cual empezar y por lo tanto tampoco seguiré un orden cronológico, pero quién  de aquella época no recuerda a Flipper. Una serie basada sobre la leal amistad entre un niño y un delfín. En ella el guarda de un parque de Florida que vivía con sus hijos, adoptan un delfín al que llaman Flipper, el cual demostraba su valor e inteligencia en las múltiples aventuras en las que se veía envuelto.

 

El Virginiano. Creo que la ponían los jueves por la tarde, ya que por entonces ese día solo había clase por la mañana. Nadie conocía su nombre, ni su pasado. Sólo que llegó desde Virginia City para convertirse en el capataz del rancho 'Shiloh', tenía un ayudante que se  llamaba Trampas.  Apostaba por guiones e interpretaciones que se salían de la acción típica de las producciones del género. Se emitió desde 1962 a 1970.

 

Que niño de entonces no recuerda la serie que nos mostraba los problemas a los se enfrentaba Daniel Boone, en su papel de mediador entre colonos e indios, o enfrentándose a tramperos sin escrúpulos, ladrones de pieles, y todo tipo de poco recomendables personajes. Boone vivía con su mujer Rebecca y sus dos hijos, Jemina e Israel , en el recién colonizado estado de Kentucky, teniendo como compañero de aventuras durante los 165 episodios a un indio llamado Mingo.

 

Qué decir de Furia. Parece que me estoy viendo junto a Manolo y mi hermano, sentados en el sillón de escay que tenía en el comedor de su casa, viviendo las historias de un muchacho huérfano que se había metido en líos y el juez le había dado dos alternativas, el ingreso en un correccional o aceptar la tutela de un ranchero que perdió a su familia. Joy que era como se llamaba el muchacho, había optado por la segunda opción, y además del cariño del ranchero quedó fascinado por Furia, un espléndido caballo negro con el que compartió todo tipo de aventuras durante cinco temporadas.

 

Otra serie inolvidable fue Caravana. Guiados por John, un viudo cuya familia habían matado los indios, por Chrarlie el cocinero que además de ser el elemento cómico intentaba mantener juntos al resto, Scouts que siempre iba en cabeza de la caravana arriesgando su vida y otros protagonistas, unos cuantos colonos viajaban desde San Joseph, en el estado de Missouri, hasta la próspera California, pasando por toda una interminable retahíla de vicisitudes. Imperdonable perderse un capítulo ya que el sábado por la tarde había que recrearlo en el 'barrero', zona ahora urbanizada pero que en aquella época era simplemente un barrero donde los chavales hacíamos nuestros juegos y trastadas.

 

Ironside. El famoso jefe de policía de San Francisco que había sido tiroteado y que dirigía sus investigaciones como detective privado desde una silla de ruedas, porque su  espina dorsal había quedado dañada. Contaba con la ayuda de dos profesionales formados a sus órdenes, un detective y una oficial que junto a un joven al que Ironside había rescatado de una vida escabrosa, conseguían esclarecer todo tipo de tramas, sin abusar de escenas violentas. Se emitió de 1967 a 1975.

 

Quiero recordar que mis padres con mucho esfuerzo ya habían podido comprar una televisión a plazos y que como si de una reunión familiar se tratara, nos sentábamos frente a ella para ver a Kojak, un policía calvo al que le gustaban los chupachups. Un incorruptible teniente perteneciente a la policía de Nueva York, popular por la implacabilidad de sus métodos y requerido para resolver junto a su excelente equipo, los crímenes más atroces cometidos en el sur de Manhattan. (Funcionarios corruptos, robos con rehenes, o conspiraciones del crimen organizado).

 

El Fugitivo, La casa de la Pradera, Kung-fu, El Santo,...la lista se podría hacer inacabable. Por eso he dedicado este recopilatorio a algunas de las series emitidas desde la televisión en blanco y negro a la televisión de color y que intervinieron sobre todo en mi niñez. Siendo consciente de que a muchos jóvenes de hoy les han sonado a chino. De pretexto podría servirle al director del Festival de Cine de Astorga para meter en alguna ocasión dentro de la programación, una sección dedicada a las series de aquellos años. Es simplemente una idea que de seguro estudiará y que hará realidad, si la cree viable para este festival que hace de nuestra ciudad, una ciudad “de cine”.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress