Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 12/12/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miguel García Bañales
16/09/2015
Valderas. Memoria de un exterminio. Una, Grande y Libre masacre que quedó impune (III)

Valderas. ¿Dónde está la revolución?

[Img #18271]

 

El Frente Popular revoluciona Valderas

El día 24 de febrero de 1936 se repone el Ayuntamiento cesado en septiembre de 1934. Martín Velado es el alcalde, José López Cabo (1º teniente alcalde) y Victoriano López Rubio (2º teniente alcalde). Se incorporan en marzo, sustituyendo a los concejales de derechas, Falconerín, Andrés Carbajo, Francisco Modino y Doroteo Toral, estos dos últimos de Izquierda Republicana (IR). Nombrarán a Jesús García López para llevar la oficina que controla el paro. Todos asesinados durante la Guerra.

 

Victoriano protestará por no haber entregado el alcalde saliente antes el Ayuntamiento.

 

Rápidamente se volcarán en el paro otra vez que se cifra en 600 personas. Ejecutan nuevas obras, se solicitan al Gobierno otras, intentarán en mayo pignorar bienes comunales para ayudar a la comuna (La Salgada se constituyó en régimen de cooperativa, una comuna) y efectuar la infraestructura del regadío por lo que se pedirá permiso al Ministerio de Hacienda para la pignoración. Los resultados serán buenos y se verá a la gente del paro trabajando en las obras del pueblo. El 18 julio habrá solamente 207 personas en el paro, aunque ese momento coincide con la siega. El Gobierno prestará ayuda, ya que Victoriano pide audiencia al Ministro de Hacienda Gabriel Franco, natural de Astorga, el 9 de abril, asimismo se encuentra haciendo gestiones el día 6 en Madrid.

 

Tras ganar la elecciones el nuevo gobierno promoverá una amnistía, lo que seguramente propiciará la vuelta de los que estaban presos por los disparos a Gregorio, por los disparos de Nemesio y por los disparos al juez de Valencia de Don Juan. A los presos socialistas se les recibirá el 25 de febrero con banda y música.

 

Con la entrada del nuevo Gobierno y tras la represión anterior el país se empezará a agitar, dado que se salía de una reprimida actividad sindical y de unos sueldos otra vez muy bajos, igual que en 1931. El Gobierno intentará desmontar la estructura militar que había dejado Gil Robles coadyuvante de un posible golpe militar, a la vez que se empieza a exigir responsabilidad por los asesinatos en la represión de los sucesos del 34 y por las torturas.

 

Ya aparecen síntomas de que los izquierdistas está armados otra vez, los ciudadanos normales también. A Alfonso Modino Alonso en un cacheo de la Guardia Civil le encuentran una pistola, siendo detenido y condenado. La guerra le debió de coger en prisión ya que no aparecerá en la causa judicial, seguramente hizo la Guerra en Asturias ya que dicen que se marchó a Francia.

 

Con el intento de asesinato del diputado socialista Jiménez Asúa, gran defensor judicial de los presos del 34, se inicia una escalada de violencia fascista sin límites. Por lo anterior, el Gobierno ordenará detener a las cúpulas falangistas en toda España, en Valderas, donde la tranquilidad es grande, lo veremos más adelante en el texto.

 

No se produce ninguna huelga ni enfrentamiento, hasta que a finales de marzo disparan dos fascistas sobre un socialista, parece que fue un enfrentamiento de grupos según 'Prisma'. Replicarán los socialistas disparando sobre un fascista. Intentarán también matar a Falconerín como veremos después.

 

Este año tanto la fiesta del aniversario de la República como el 1 de Mayo se celebrarán con toda la pompa, volverán los gritos de ¡viva Rusia! y ¡viva la revolución!, según los fascistas;  sólo se gritará fundamentalmente ¡Viva la República!, según los republicanos. El 16 de abril dicen que se detiene, por orden del Frente Popular de Valderas, a varios fascistas, esto referido por la prensa católica, pero tuvo que ser el Gobernador Civil ya que ellos no tienen esa facultad. El motivo podría ser la posible implicación de la Falange en el golpe de los generales Varela y Orgaz preparado para el 19 de abril que el Gobierno desmanteló después. Los detenidos según 'Prisma' eran: Ponciano Pérez (jefe de Falange), Luis Fernández (presidente de la JAPA), Arcadio Cabo (presidente de la sociedad de Labradores), Jonás García (Acción Agraria), Porfirio Arteaga, Eusebio y Santiago Alonso, Benito Caño, Cayetano Estébanez y Aniano Vallinas, en total debían de ser 21 los detenidos. Serán puestos en libertad el 26 de mayo, aunque los 6 últimos seguirán bajo acusación de atentado hasta que empieza la Guerra en la cárcel de Valencia de Don Juan. Vemos que los fascistas dominan todo el ámbito político de la derecha.

 

Al día siguiente debió de haber un intento de asalto a la cárcel por los fascistas, ya que uno de ellos es herido por el centinela. También habrá enfrentamiento entre grupos de diferentes ideologías. Da la impresión que unos custodian la cárcel ya que siguen allí los presos fascistas y otros atacan, detendrán a un socialista de los defensores.

 

Dicen que a la semana será condenado Fructuoso Valverde por dar una paliza, pocas podía dar ya que tenía insuficiencia mitral, esto debía haber sucedido en 1935  seguramente cuando suspenden un mitin de Izquierda Republicana y la Audiencia le condena ahora. Parece falso, ya que en la Audiencia no existe esa sentencia, lo dirán para cargar contra él en la causa que se abre empezada la guerra. Siguen los disparos, dos socialistas dispararán sobre un fascista, siendo detenidos.

 

A finales de abril, el 27, nuevamente disparos frente al Ayuntamiento de noche. El hecho no está claro, la Guardia Civil se contradice, que si enfrentamiento, que si un grupo sólo, que si aquellos disparan al aire. Todo parece indicar que los fascistas atacan la cárcel y los socialistas la defienden. El hecho es que al entrar la Guardia Civil en la plaza del Ayuntamiento disparan contra ellos. Estos acusarán al socialista Pedro Cambero resultando condenado, a pesar de que tiene testigos de que no estaba allí. Seguramente para evitar los enfrentamientos llevarán a los presos a Valencia de Don Juan, por lo que desaparecen los tiroteos.

 

A primeros de mayo un fascista siembra el pánico en la plaza con sus disparos, al tener antecedentes lo ingresan en la cárcel de León.

 

Serán puestos en libertad el 24 de mayo 11 de los detenidos el 16 de abril, al día siguiente éstos se enfrentan a los socialistas.

 

El día 26 se unifican las juventudes socialistas y comunistas, nombrarán de presidente a Jesús García López y uno de los vocales será Teodomiro Alonso Rojo. Son 75 afiliados y deberán hacer deporte y militarizarse. Pedirán que se ponga otra vez la placa de Lenin. Para fiscalizar las cuentas y dada su formación nombrarán de asesor al camarada Doroteo Toral (Izquierda Republicana).

 

Ya en junio acusarán a Gregoria de disparar sobre el Café Central, pero en la causa contra ella del 36, en el informe que hace el Ayuntamiento de Valderas, no aparece reflejado: una muestra más de lo que inventaban.

 

El 21 de junio los fascistas le darán una paliza a Teodomiro Alonso, los compañeros harán una colecta para ayudarle. De promover esto acusarán al cura Leandro Casado. EL día 25 habrá huelga general que durará un día. Siguen las detenciones de los socialistas por tenencia ilícita de armas.

 

El 30 de junio nombrarán a Victoriano miembro de la comisión gestora de la Diputación de León, ya el 31 de mayo se le había sustituido para revisar las cuentas del fielato de Valderas, sin que parezca que renuncie al cargo de concejal. Victoriano se había trasladado a vivir a Ponferrada (está en dicha localidad el 13 de mayo) ya que le boicoteaban el kiosco, dejando al cargo una persona de confianza en Valderas. Falconerín también marchará a León como miembro de la ejecutiva de la UGT, el 28 de junio aún firma como concejal. Este seguirá viviendo en Valderas, se desplazará todas las semanas a León, la idea es marcharse a vivir allí cuando sus hijos acaben el colegio y así lo hará. Presiento que marcharon de Valderas por las amenazas de muerte, como hicieron en otros sitios los fascistas. A Falconerín nada más ser elegido concejal le esperará un fascista en la puerta del Ayuntamiento con la intención de matarlo, se salvará porque se encasquillará la pistola del fascista. Semanas más tarde, un domingo, le esperarán otra vez, al apercibirlo su mujer, le avisará y se salvará otra vez.

 

EL 11 de julio vuelve a haber huelga como en toda España, la de junio también lo fue.

 

El 18 de julio los revolucionarios rojos toman Valderas

El 17 de julio empieza la sublevación en Melilla y saldrá el manifiesto de Franco en la madrugada del día 18, África está sublevada por completo. Empieza la Guerra. Sobre las dos y media de la tarde de este día se subleva Queipo de Llano en Sevilla y empezarán sus proclamas por la radio. Zaragoza se subleva a las 5 de la tarde, Navarra horas después, en la noche Burgos, pero la más importante para nosotros será Valladolid que lo hace sobre las 10 de la noche. Ya por la tarde los guardias de asalto de Valladolid se niegan a ir a Madrid, a requerimiento del Gobierno, por este motivo el Gobierno pedirá la presencia de los mineros asturianos, ya que no se fía de los Guardias de Asalto. Los falangistas de Valladolid sobre las 8 de la tarde tomarán la emisora, telégrafos, la telefónica y Correos, ya se oyen cánticos de falange por las calles. Entre las 10 y las 10,30 deponen al Capitán General Molero y tras los disparos resulta herido, dos de sus ayudantes mueren. El general Molero fue leal, cumplió lo que juró, defender la República. Zamora se sublevará a las 11 de la mañana del día 19, León a las 2 de la tarde del día 20.

 

[Img #18272]

 

En Valderas, el 18 de julio, los trabajadores escuchan la radio en la Casa del Pueblo. Toda España está pendiente de Radio Madrid (la voz del Gobierno legítimo) o Radio Sevilla (la voz de los sublevados, la de Queipo de Llano). Entre las ocho y las nueve de la noche ya se oye por parte del Gobierno lo de defender la República por todos los medios. En la Casa del Pueblo se arremolina la gente desde las 8 de la noche, en esta Casa convivían armónicamente socialistas, comunistas y anarquistas, incluso el anarquista Eugenio Gallego fue tres años presidente, algo excepcional teniendo en cuenta de que en la mayoría de los sitios no se llevaban bien. A las nueve de la noche Doroteo Toral (Izquierda Republicana) hará una arenga para que se defienda la República, en representación del comité del Frente Popular que está reunido. Dicho comité estaba compuesto por Jesús García López, Doroteo Toral y Manuel Velado, el alcalde, al que van a buscar porque no se ha enterado de la sublevación.

 

El hecho de reunirse en la Casa del Pueblo y no en el Ayuntamiento que era lo legal, parece motivado por estar muy cerrado el Ayuntamiento en el casco urbano donde era muy fácil atacarles y acorralarles.

 

Deducen que, con el problema de fascistas que hay en el pueblo, tienen que defenderse de los fascistas que puedan venir de fuera y controlar, sobre todo, los de dentro. Para lo primero deciden poner patrullas a las entradas del pueblo, lo harán sobre las 11 de la noche, y para lo segundo pondrán patrullas que controlarán las calles de la villa, que se ponen en marcha a las cuatro de la mañana. El motivo de empezar a las 11 seguramente fue que al pedirles armas a la Guardia Civil el capitán les ordenó replegarse sobre Valencia de Don Juan (los de La Bañeza lo hacen en la mañana del 19) y se quedaban indefensos. Su primer problema es la legalidad, manifestando que todo está autorizado por el Gobernador Civil, como se hizo en la mayoría de los pueblos (el instructor de la causa desprecia esto, es decir que era legal). En Astorga el Gobernador Civil dio el consentimiento a partir de las 12 de esa noche.

 

Empezarán los nombramientos de los jefes de patrulla, según Norberto Soto se hará por escrito, en Astorga y en La Bañeza, también se hizo así.

 

El segundo problema es que no tienen armas para todos y las que tienen son poco eficaces y seguramente con escasa munición, ya sabemos que las de los fascistas son superiores y la munición les sobra. Las armas las repartirán Teodomiro Alonso y Doroteo Toral.

 

A las 4 de la mañana del día 19 sale Ponciano Pérez, jefe de la Falange valderense hacia la casa de Donato Caño, acompañado de cuatro hombres más, seguramente falangistas. Se encuentra con una patrulla armada y le llaman rojo para provocarle, él no hace caso y le disparan con una escopeta de caza hiriéndole en las dos piernas de carácter leve con gran número de perdigones, él dice que le dispararon además con pistola acusando a varios. Esta noche, a esa hora, las patrullas interiores romperán las bombillas del alumbrado para no ser blanco fácil desde las casas de los fascistas.

 

El anarquista Eugenio Gallego llevará  explosivos artesanales, parece que se hicieron ese día, a la casa del Pueblo. El alcalde ordenará el día 19 al comerciante Trifón que lleve la dinamita que tiene, Trifón la remitirá por el sepulturero José Rodríguez del Campo. A este le cesarán en el cargo más tarde como a algún otro empleado público por simpatizar con el Frente Popular.

 

Tras instaurarse las patrullas ordenarán que no se circule por la calle, al que lo hace lo cachearán, a alguno de manera muy agresiva, y una vez cacheados, si llevan armas, los llevarán a la Casa del Pueblo, seguramente para darles un recibo de haber requisado el arma. Cachearán a Casto Pequeño, alférez retirado y que había sido sargento de la Guardia Civil siete años, le pedirán que se ponga al frente de ellos ya que es profesional, éste se negó. También vigilarán las casas de los fascistas más peligrosos para que no salgan y cuando intentan salir o asomarse a las ventanas les dispararán. Esto debió de ser provocado por un intento de salir los fascistas (lo refleja 'Prisma') en la mañana del día 19 en la que Arcadio Cabo hiere de un tiro a Elías Fernandez en el paseo. Allí también es herido Honorato Fernández. Hay que tener en cuenta que en otros lugares se detiene a los fascistas más peligrosos, aquí no lo hicieron. También requerirán en el domicilio de los afines armas, en el de los fascistas a ninguno. Estas requisas serán motivadas porque a las 13 horas el Ministro de la Gobernación ordena la entrega de armas al pueblo. En la madrugada de este día se le arrebataron a unos vigilantes jurados las armas por la fuerza, a estos el alcalde los pondrá de guardia en el Ayuntamiento con la orden que no entre nadie.

 

Esta mañana llegará un sargento de la Guardia Civil de Valencia de Don Juan con siete números, seguramente todos de Valderas y por el atentado a Ponciano. Detendrán al  alcalde Martín Velado y por orden del Gobernador Civil tendrán que ponerle en libertad. Le requerirá el sargento al alcalde que recogiera las patrullas, por lo que el aAlcalde solicitará por telegrama al Gobernador Civil la autorización para mantener éstas, lo que seguramente se autorizó verbalmente en la noche anteriror. El Gobernador le contestará afirmativamente en la mañana del día 20, también por telegrama

 

El Juzgado de Paz de Valderas sigue trabajando con normalidad. Sobre las 18 horas de este día, el 19, se acerca a Valderas un coche en el que van un cabo, dos guardias y un paisano de Villavicencio. Una patrulla parará el vehículo, era la orden si no eran del Frente Popular. De repente uno de los miembros de la patrulla dispara hiriendo al cabo. A éste le curarán en Valderas. El alcalde clamará a los vecinos que no se produzcan atropellos, éste requerimiento se lo hará fundamentalmente a Soto y a Del Amo, que eran jefes de patrulla.

 

[Img #18273]

 

El día 20 por la mañana volvió la Guardia Civil otra vez por el asunto Ponciano, ya que este acusará a Doroteo y a Florentino de dispararle, en el tiempo Ponciano rectificará. Cuando regresa la Guardia Civil a Valencia de Don Juan, Doroteo irá con ellos. Seguramente los otros acusados de disparar a Ponciano también, entre ellos Florentino. El sargento conviene con el alcalde que se retiren los grupos y se abran los comercios, a lo que asentirá el Alcalde, aún pendiente de la confirmación del Gobernador que llegará más tarde. Las patrullas no se retirarán.

 

Esta mañana se desplazarán a León, Jesús García y José López Cabo en el coche de línea (no encuentran vehículo particular), les acusarán que para pedir armas, cosa legítima ya que el Gobierno de la nación lo autoriza a las 13 horas del día 19, ellos dirán que para hacer gestiones municipales.

 

En una reunión en la Casa del Pueblo se hablará quemar la casa del cura Leandro Casado, al que acusan de ser el inductor de la paliza a Teodomiro, pero la mayoría clamará que no, y no se llevara a efecto.

 

A las dos de la tarde se subleva León y a las 4 de la tarde Astorga. Benavente ya está tomada por los sublevados por la mañana y Mayorga el día anterior, aunque por la mañana habrá refriegas. La suerte está echada, sólo queda del lado republicano Valencia de Don Juan, aunque en la tarde del 20 los fascistas están en la calle, el Ayuntamiento sigue siendo republicano. El día 21 el capitán de la Guardia Civil, Arturo Marzal Macedo, cesa el Ayuntamiento de Valencia de Don Juan a las 11 horas. Valderas ya está completamente aislada.

 

Esa  mañana del 21 en Valderas dispararán sobre la casa de Casto Pequeño. Ubaldo Modino dispara en el Espolón contra Hermenegildo Díez con escopeta, sin ninguna consecuencia, también Mariano García Vecino contra Ramos al que  hiere levemente al asomarse a la ventana según su hijo. Luego resultará falso y el propio Ramos lo desmentirá, de Mariano dirá Ponciano que era un infeliz que se dejaba arrastrar. Con esto último se acabarán los incidentes en Valderas.

 

Ante la tremenda situación que se les presenta se prepararán para defenderse, aunque lo tienen complicado ya que no saben por donde entrarán los sublevados ni cuando responderán los de dentro. Algunos ya abandonarán las patrullas el día 23.

 

La toma del pueblo por las fuerzas sublevadas

En Valderas los defensores continuan esperando la llegada de los sublevados. En la madrugada del día 24 Fortunato Merino, que vigila la entrada por Roales desde el tejado de la panera de la Marquesa, detecta las fuerzas del Ejército procedentes de Benavente acompañadas de falangistas y de Guardia Civil. Tras avisar se rompe una pierna. Desde la vivienda del cura Francisco y con sus prismáticos vigilaron con él la carretera de Valencia de Don Juan, ya que les habían informado que venían por allí. Tras el aviso recibido se agruparán todos sobre la carretera de Benavente, dicen sobre unos 300, pero teniendo en cuenta los detenidos después y restadas las patrullas que tenían que vigilar a los de dentro, seguramente fueron poco más de un centenar. La columna procede de Benavente, pero el mando de las fuerzas, el capitán de Caballería Cesar Fernández Rodríguez, que leyó el Bando de Guerra en Zamora, el día 19 a las 11 de la mañana, será de Zamora.

 

La columna estará compuesta por una sección de infantería, un grupo de ametralladoras, otro de morteros, dos centurias de falange y de requetés de Benavente, una falange de Valladolid y una sección de la Guardia Civil de Zamora, al mando está a cargo del teniente José Fernández, en total unos 350 hombres aproximadamente. El capitán estimará exageradamente que eran sobre 500 los que defendían Valderas, ya sabemos que son poco más de 100.

 

Los defensores rápidamente se replegarán sobre el pueblo, y al producirse una baja, Laureano, abandonarán la Casa del Pueblo (solo queda uno en ella) y un grupo (calculo de 20 a 30) se hará fuerte en Altafría, el resto, los menos comprometidos, se irán a sus casas.

 

Como ven que no pueden hacer frente por lo deficiente de su armamento se escaparán al monte cercano. Días más tarde y, poco a poco, serán aprehendidos o se irán entregando.

 

Con la llegada de las Fuerzas sublevadas, se iniciará la búsqueda casa por casa que señalan los falangistas de Valderas, acompañados por falangistas de fuera, por militares o también por la Guardia Civil. Ordenarán que se entreguen todos aquellos que pertenezcan a la Casa del Pueblo. Al entrar la Guardia Civil en el pueblo, y motivado seguramente por el disparo al cabo de la columna procedente de Villavicencio, amenazan con que van a matar a todos si no se entregan. El capitán Fernández en sesión hecha en el Ayuntamiento nombrará nuevo alcalde a Casto Pequeño, militar retirado  que ya conocemos. El capitán con su fuerza volverá ese día Benavente, se llevará sobre 100 prisioneros. En Benavente, yendo en los camiones, fueron apedreados, insultados y amenazados de muerte, e ingresados en la cárcel municipal, localizada en el castillo, donde los trataron como si fueran presos medievales.

 

Solo había un falangista detenido en los calabozos municipales de Valderas. Dicha detención debía de haberse producido antes de los sucesos porque no hay constancia, se sentirá liberado al no estar los guardianes. 'Prisma' refiere que arroja un cuadro de Azaña, entre otros cuadros más, desde el balcón del Ayuntamiento.

 

Para los fascistas lo inmediato es destruir el kiosco de Victoriano, que estaba en el Paseo Viejo, y así lo hacen, también desvalijan su casa. En el registro de la Casa del Pueblo aparecerán todos los explosivos artesanales de los anarquistas y los que requisan en el comercio de Trifón. Se empeñarán en buscar más explosivos y las pistolas que faltan.

 

Una vez hechas las cien detenciones iniciales aproximadamente, serán trasladados a la cárcel de Benavente y de allí a Astorga. Los que consideran más peligrosos y destacados los llevarán a León, a la prisión militar de San Marcos. Allí se encontrarán con Victoriano, Falconerín, Jesús y José López Cabo, los dos últimos detenidos en el Gobierno Civil de León. Los dos primeros serán detenidos en la Casa del Pueblo de León, participando en su defensa. Falconerín no aparece referenciado en ninguna causa, los otros sí.

 

¿Dónde está la revolución que no la veo?

Las acusaciones que se vierten contra los detenidos serán que querían violar a las mujeres mayores de 14 años, después dicen que a las mujeres de 16, por último a las mujeres en general: violación no se produce ninguna, intentos tampoco.

 

También se les acusa de intentar asesinar a los cabecillas fascistas y de que había que perseguir a los de derechas como alimañas: solo se produjo la agresión leve a Ponciano. Parece claro que si hubieran querido matarlos, con ir a por ellos a sus casas hubiera bastado. Retuvieron a los más peligrosos en sus viviendas y les disparaban si salían o se asomaban a las ventanas. Detenciones de fascistas no se produce ninguna, 'Prisma' dirá que a Ponciano, pero es falso ya que estaba curándose en su casa. 

 

Se les acusará de que producían desmanes por el pueblo: el día 21 o 22 requisan en el comercio de Trifón y cuando se llevan 30 sacos de harina, se hará por recibo, alguno se lleva un par de botas. Concretamente el  día 20 había entrado Lorenzo Sutil por unas botas pistola en mano.

 

Se les acusará de hacer huelga revolucionaria: esos días se siguió trabajando, excepto por los que estaban de vigilancia o los que tenían miedo a salir.

 

Se les acusará de que querían quemar los libros religiosos: no se quema ninguno, nada de carácter religioso sufre daño.

 

Se les acusará de que estaban inducidos por masones, en concreto acusarán a cuatro de manosería: no existe ninguno.

 

Se les acusará de que hubo revolución: ¿Qué revolución es ésa si la Guardia Civil detiene al alcalde, llevando a dos dirigentes de esa revolución, Doroteo Toral y Florentino Alvárez, a Valencia de Don Juan, el día 20? ¿Si el teniente alcalde y un concejal van a León en coche de línea, pudiendo requisar un coche?. ¿Si no hay desmanes importantes?. ¿Si el juzgado de paz funciona con normalidad y “detiene” a dos dirigentes “revolucionarios”?

 

Teniendo en cuenta la mezcla de ideologías, por mi experiencia lo que se hizo fue ejemplar. Es tan difícil controlar a las personas, muchas muy jóvenes, cuando no hay Fuerzas de Seguridad del Estado y aquí se hizo. Incluso se quería poner al frente a Casto Pequeño, que había sido Guardia Civil.

 

¿Dónde está la revolución? No la veo por ninguna parte.

 

 

 

Noticias relacionadas
Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress