Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 23/09/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Antonio Vega / ileon.com
12/10/2015

Los partidos leoneses se posicionan para arañar el quinto diputado el 20-D

Guardar en Mis Noticias.

El próximo 20 de diciembre la provincia de León elige cinco diputados y cuatro senadores, y por primera vez desde 1982 el bipartidismo podría no copar todos los puestos. Podemos y Ciudadanos intentarán asaltar un puesto de diputado, mucho más facil que hacerse con un senador.

[Img #18596]

 

En octubre de 1982 la provincia de León se sumaba al 'tsunami' del 'felipismo' y otorgaba al PSOE una rotunda victoria en las elecciones generales, las terceras de la entonces convulsa democracia española. El PSOE se llevaba a Madrid a tres diputados por León, frente a los dos logrados por la antecesora del actual PP, Alianza Popular (AP) en coalición con el Partido Demócrata Popular; uno más seguía recayendo en la Unión de Centro Democrático. Fue la última vez que tres partidos tuvieron representación en el Congreso de los Diputados por la provincia de León. Y también la última que la provincia tenía seis representantes. Desde entonces PSOE y PP se han ido turnando en tener tres o dos diputados según sus ciclos de gobierno político.

 

Pero en la convocatoria de las elecciones de este 20 de diciembre, apenas unos días antes de la Navidad, el panorama de cambio político se torna incierto ante la posibilidad más que probable que el bipartidismo pierda un diputado, a favor de Podemos o de Ciudadanos, según las fuentes que se pregunte. De hecho, si en la provincia se repite el resultado de las autonómicas de mayo pasado, la formación de Pablo Iglesias se haría con un diputado inédito. Fuentes de la dirección de Ciudadanos en Barcelona señalan a ileon.com, no obstante, que sus encuestas les sitúan a día de hoy por encima de Podemos para lograr el diputado por León, por lo que es probable que se eche el resto en la campaña. El perjudicado, el partido que gane las elecciones en la provincia, que se quedará si el 'bonus' tradicional del diputado extra.

 

De estos cálculos electorales, que aunque se gane lo más probable es que PP y PSOE se lleven sólo dos representantes, vienen en parte las 'movidas' internas que han sufrido y sufren los partidos mayoritarios para elaborar sus listas al Congreso. Los socialistas han elaborado una lista en la que todos coinciden en que no gusta mayoritariamente aunque se haya renovado completamente; de ahí su precario apoyo interno, lo que adelanta una eventual guerra interna dependiendo del resultado del 20 de diciembre pensando en el proceso congresual provincial del 2016. La encabeza una desconocida joven profesora, Aurora Flórez; la cuota de la Ejecutiva Federal, Ibán García del Blanco, va de número dos y el PSOE de León capital se ve representando en el Senado con Graciliano Palomo.

 

En el PP la guerra está en quién ocupará el puesto de número uno al Congreso, si el actual presidente del PP leonés Eduardo Fernández o el 'genovés' y miembro de la dirección nacional Alfredo Prada. Garantizado el puesto en el Senado al número dos del PP provincial, Luis Aznar, ahora toca escoger los nombres femeninos que acompañan la candidatura, con la duda de Arancha Miguélez en el número tres, pero con inciertas posibilidades de salir elegida. La escasa renovación que a priori presentan los populares se relaciona también con el futuro de la dirección provincial de los conservadores. Los amplios y notorios movimientos internos en el PP de cara al Congreso Provincial apuntan a que la actual dirección busca garantizarse un puesto en Madrid antes de dar el pase a un nuevo, e inevitable, equipo.

 

La lista de Ciudadanos al Congreso la encabezará, tras ser elegido en unas primarias, su coordinador provincial, Sadat Maraña. Sería su primer cargo público con la formación naranja y su pasado político en la formación magenta UPyD, de la que fue candidato fracasado a la Alcaldía de León en 2011. Tras algunas tensiones internas recaló en Ciudadanos, encargándose de la expansión del partido mucho antes de que la formación de Albert Rivera se pusiera de moda a nivel nacional.

 

La lista de Podemos no es oficial en estos momentos aunque entre los nombres destaca Ana Marcello Santos, una joven trabajadora social del partido y miembro de la Secretaría de Acción Civil y Movimientos Sociales de Podemos. Su puesto viene de formar parte de la lista de Pablo Iglesias que ganó las primarias del partido y asegura que se presenta "con la idea de sumar en la transformación y construcción de una sociedad más justa, ahora es el momento de tejer nuestro futuro y lo vamos a lograr".

 

Estadísticas y la ley d'Hont'

Si se toman los datos de las elecciones autonómicas de 2015, con un total de votantes de 267.815 y una participación del 60,64% el PP se lleva dos diputados, dos el PSOE y uno Podemos. Con esa intención de voto y reparto, el 'coste' del diputado está en los 28.309 votos. Aunque actuales encuestas señalan un descenso de la intención de voto de la formación morada su 'colchón' de votos es de 4.670 votos menos en estos momentos para garantizarse el tercer (y único) diputado en el recuento. Unos datos no obstante que hay que coger con pinzas debido a que en las elecciones generales el porcentaje de voto es muy superior al de las Autonómicas y suele subir hasta el 70%, lo que eleva los listones en todo caso.

 

En definitiva, si Podemos y Ciudadanos superan ambos los 30.000 votos podrían llevarse un diputado por la provincia y romper el bipartidismo. Lo complicado, estadísticamente, es que se adjudiquen uno cada uno ya que por la ley d'Hont para que haya un reparto a cuatro tendrían que superar ambos el 20% de voto y entonces quitarían otro diputado al partido que quede segundo, que apenas lograría un acta. El reparto quedaría 2-1-1-1, algo nunca visto hasta ahora en la provincia y que dependerá de lo que decidan los leoneses en todo caso.

 

Para estos hipotéticos repartos quedan las dudas sobre la influencia del resto de partidos que se presenten a las Generales en la provincia. En UPL discuten en estos momentos sobre la conveniencia o no de presentarse a unas elecciones tan disputadas; en caso de no hacerlo habrá que ver si sus tradicionales votantes se van a la abstención o apoyan alguna opción, lo que podría influir en el reparto final. Por el lado de la izquierda otro tanto pasa con Izquierda Unida y su confluencia Ahora en Común. Cuántos votos reciba y si 'araña' votos a Podemos puede ser esencial para saber si los de Pablo Iglesias, o Ciudadanos, rompen el bipartidismo o se quedan en el intento.

 

Senado

En el Senado la provincia de León reparte cuatro senadores, y tradicionalmente y por el sistema de voto suelen adjudicarse tres al partido ganador y otro al segundo. El sistema, realizar tres cruces sobre los nombres de los senadores, hacen complicado, apuntan desde los partidos, que pueda haber un reparto diferente. Sólo un 'sorpasso', es decir que Ciudadanos o Podemos pasen en votos a PP o PSOE podría seguramente hacer cambiar el reparto tradicional de 3+1. La falta de candidatos reconocidos en las nuevas formaciones limita sus posibilidades de alcanzar un acta de la Cámara Alta.

 

No obstante, al margen de encuestas, especulaciones y estadísticas, será el voto de los leoneses el que decida el reparto de escaños el 20 de diciembre. Lo seguro es que PP y PSOE temen perder su tradicional dominio en la provincia de León, y Ciudadanos y Podemos seguros de aprovechar un momento presumiblemente histórico. El resultado, hacia las diez de la noche de un domingo de diciembre.

 

Más información:

ileon.com

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress