Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 28/03/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Enrique Soto
22/10/2016

Perros. Por alusiones (2ª parte)

Continuando lo publicado el día 14 tenemos por un lado lo que dicen las ordenanzas. Por otro tenemos las alegaciones que los dueños de perros presentamos el 8 de septiembre y la Nota de Prensa que el 27 enviamos a los medios explicando su contenido. Todo ello estáen los archivos del grupo de Facebook “amigos del mejor amigo del hombre”. Pueden consultarse libremente.

 

Nótese que esperamos hasta última hora, justo antes del Pleno, para ir a los medios de comunicación. Esperamos inútilmente diecinueve días... Esperábamos del Ayuntamiento otra actitud; que se hubiera reunido con representantes de los que firmamos las alegaciones, que hubiéramos leído juntos lo que decían los documentos, que nos hubieran dado el gusto de reconocer que algunas de nuestras propuestas eran aceptadas y nos hubieran explicado las razones, en caso de haberlas, para no aceptar las otras.

 

En su lugar nos encontramos con lo que el teniente alcalde, erigido en portavoz municipal y defensor de la última versión de la ordenanza, dice que dice, tanto en el Pleno como en las redes sociales.

 

Lo primero que llama la atención es el enfoque. Los amigos del mejor amigo del hombre nos habíamos reunido alrededor de lo que nos preocupaba, las nuevas prohibiciones. Esto tenía que ver solo con nuestros perros. Pero él quiso hacer creer que era una cuestión política. Y, ciertamente, sí es una cuestión política en su sentido etimológico puesto que tiene que ver con el gobierno de la ciudad. Pero no es una cuestión partidista. Tampoco es una cuestión personal; no para nosotros que no sabíamos ni sabemos aún, ni queremos saber, quién es el autor de la criatura. Sin embargo, para él sí parece ser una cuestión personal escuchando, por ejemplo, sus declaraciones cuando se dirige a mí personalmente y me hace responsable de la ordenanza en vigor desde el 2010. Respecto a este punto ya respondíen la parte publicada el día 14.

 

El 29, el mismo día del Pleno, el teniente alcalde difundió por las redes un libelo en el que nos llama “gente mal intencionada que solo está buscando crear crispación”, que “juega con la buena fe de las personas” y nos hace “víctimas de un engaño”. Dice que “todo lo que está circulando por internet sobre la ordenanza de perros, es FALSO y mal intencionado”, etc, etc. Añade que “El tiempo pondrá a todos en su sitio”, y pide “DIFUSIÓN PARA PODER PARAR ESTA GRAN MENTIRA!!”. Proclama el portavoz municipalque: “LA ORDENANZA QUE SE VA A APROBAR EN ASTORGA ES LA MAS AMABLE Y PERMISIVA QUE JAMAS HA TENIDO ASTORGA”. (Mantengo las mayúsculas de los originales)

 

Esto nos obliga a comparar con la versión 2010 y también con la anterior, lade 1995, que igualmente está disponible en nuestro grupo donde ya se ha indicado.

 

El art. 4 de aquella dice: “Queda prohibido el acceso o permanencia de animales domésticos o de compañía en aquellos lugares de concurrencia pública en que su estancia resulte desaconsejada por razones higiénicas o sanitarias, o por resultar su naturaleza y comportamiento incompatibles con la actividad que en tales lugares se desarrolle. Dicha prohibición estará debidamente señalizada, pudiendo desaparecer si así lo hicieran las circunstancias que la determinaran.”

 

La del 2010 dice lo mismo pero además prohíbe el acceso a parques y jardines y zonas ajardinadas de titularidad municipal, salvo las zonas de esparcimiento canino.

 

La del 2016 sigue diciendo lo mismo y además especifica la prohibición en parques infantiles y zonas ajardinadas. Además concreta que está prohibido que los perros depositen sus micciones en vías públicas, en aceras, jardines y, en general, en cualquier lugar destinado al tránsito de peatones. Y el Art. 17 añade la prohibición en zonas de juego, areneros, recintos de piscinas y zonas verdes de parques y jardines. También a todo tipo de locales destinados a la fabricación, cocinas, almacenaje, transporte, manipulación o venta de alimentos.

 

Independientemente de que muchas de estas prohibiciones estén justificadas y no nos oponemos a ellas, no se puede decir que es la ordenanza más permisiva que jamás ha tenido Astorga, porque la verdad es que prohíbe más que ninguna.

 

Los parques estaban expresamente prohibidos por la ordenanza del 2010 y por eso aún tienen su cartel: (parques de: La Eragudina, Jardín de la Sinogoga, El Aljibe, El Mayuelo, El Melgar). Sonzonas ajardinadas los parques pero también otras zonas arregladas estéticamente con distintos elementos; islotes verdes, fuentes, árboles, flores, bancos, esculturas… En estas otras zonas ajardinadas pero que no son parques no hay letrero de prohibido, aunque el Ayuntamiento podría haberlo puesto si hubiera querido; son: el paseo de la muralla, la zona del seminario, Plaza de la Inmaculada, detrás de la Catedral, Avenida de Ponferrada con sus árboles, etc. En ellas hay islotes de hierba con las que nos hemos ido arreglando sin necesidad de entrar en los parques prohibidos.

 

A falta de áreas de esparcimiento canino, acotadas y equipadas como corresponde, hemos llevadoa los perros para que jueguen libremente al extrarradio y a zonas como la que queda entre el polideportivo, el supermercado y la piscina. Zonas que no están preparadas pero que tampoco están ajardinadas ni pueden ser prohibidas por ningún concepto.

 

La duda que late es: Si la norma publicada dice una cosa y el político dice otra, ¿cuál es la que vale? Si la norma no es clara y depende de la interpretación del que manda, entonces no estamos protejidos por la ley sino expuestos a la arbitrariedad del gobernante.

 

Ya en la disposición final 6 de la de 1995 leemos: “Para que esta Ordenanza pueda entrar en vigor, deben estar construidas las dependencias municipales adecuadas para la recogida y alojamiento de los animales abandonados, al igual que acotadas las zonas de esparcimiento que la Alcaldía considere oportunas”.

 

Ya tenemos perrera, pero aún no Zonas de Esparcimiento Canino. Era de sentido común que no se podía sancionar si no había alternativa. En la tercera parte de esta serie, entraremos a fondo en lo de “pisar la hierba”, “orinar en los imbornales” y otros temas.

 

Creo transmitir bien el sentir de los astorganos con perros pidiendo que nos dejen como estamos. Que nos sigan permitiendo las zonas ajardinadas fuera de los parques aunque también esta ordenanza lo prohiba.Y si algo tiene que cambiar, que sea para mejor, que sea creando las zonas comprometidas por el Ayuntamiento desde 1995.

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress