Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 19/09/2018
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Abel Aparicio
9/02/2018

Fernando Ónega, ¿uno de los nuestros?

Guardar en Mis Noticias.

[Img #34740]

 

 

Este miércoles este periódico publicaba un artículo sobre el reconocimiento a Fernando Ónega por parte del Círculo de Periodista Leoneses en Madrid, que llevaba por título: "Fernando Ónega: uno de los nuestros”, ya que la Diputación de León le ha concedido el título de hijo adoptivo de León.

 

Hace tiempo que ya no me asusto de las cosas que leo, pero aun así, sigo sorprendiéndome. Vamos a hacer un poco de memoria. Diario Arriba, el 1 de octubre de 1975, después de que el dictador Francisco Franco, pese a una gran presión tanto nacional como internacional, diera la orden de fusilar el 27 de septiembre a cinco personas, José Humberto Baena, José Luis Sánchez Bravo, Ramón García Sanz, Juan Paredes Manoty Ángel Otaegui.

 

Este europeo de 83 años, sereno, emocionante, emocionado, abrazado al aire de su pueblo, es el único hombre en el mundo, el único líder capaz al solo conjuro de su nombre y su nobleza, de reunir, apiñados, a un millón de seres humanos a cualquier hora, en cualquier lugar de España. Franco y el pueblo español rompieron juntos, ayer, otra vez el cerco internacional.

 

¿Adivinan de quién es este texto? Efectivamente, de Fernando Ónega. El mismo que en ese periódico, en su sección “El péndulo”, afirmaba: “el Consejo de Guerra es la forma judicial de entrar en el terreno de la subversión”.

 

Fernando Ónega es un claro ejemplo del blanqueamiento de la transición, ayer éramos franquistas y hoy, somos demócratas. Por eso, cuando leí el texto indicando que Fernando Ónega era uno de los nuestros, yo me pregunté, ¿de quién? Personalmente, como leonés y demócrata, no puedo considerar a una persona que justifica el asesinato de cinco seres humanos y ensalza la figura de un dictador sanguinario como a uno de los míos, por simple coherencia con los derechos humanos.

 

Pd.: les recomiendo la lectura del libro “El precio de la Transición”, de Gregorio Morán, reeditado por la editorial Akal en el año 2015,

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress