Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo 24/03/2017
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miguel García Bañales
12/01/2015

Gerardo Fernández Moreno, el maestro. III

Su ideario y su compromiso con la infancia desvalida le llevó a la muerte

 

[Img #13966]

 

La 1 ª Enseñanza en Astorga (1931-1936)

Con la llegada de la República las ansias de innovación en la enseñanza hará confluir dos corrientes dentro de la misma, el sistema educativo de la Libre Enseñanza y el socialista, los cuales coexistirán pacíficamente.  En esta coexistencia será muy importante el Director General de 1º Enseñanza, el socialista Rodolfo Llopis, comprometido también con la Libre Enseñanza.

 

Los conceptos primordiales  y contrapuestos serán la educación liberal para “educar al obrero y parar la revolución” y la socialista de “educar al obrero para llegar a la  revolución del pensamiento”. Estas filosofías se plasmarán en la escuela libre y la escuela única. Esta última con dos aspectos claves, la organización escolar desde la 1ª Enseñanza a la Universidad (que no existía) y el acceso a la enseñanza, sin distinción de clases, que podíamos llamar la “escuela popular”.

 

Con la designación de Marcelino Domingo (Republicano Radical Socialista) como Ministro de Instrucción Pública en los inicios de la República, que creó gran entusiasmo en los maestros españoles, el gran esfuerzo se volcará en la 1ª Enseñanza para la que se programará el objetivo de crear 27.000 escuelas en cinco años y la formación del nuevo maestro, con amplios conocimientos pedagógicos, mediante cursillos, por eso se les llamará “maestros cursillistas”. Estos debían de aprender a aplicar el laicismo en las escuelas. Este, el laicismo, influirá solamente en quitar el crucifijo de las mismas y la asistencia voluntaria de los niños a la clase de religión: estos eran los grandes traumas del “fanatismo religioso”.

 

En Astorga se notará la nueva línea educativa por la demanda de conseguir nueve escuelas para la ciudad, en ese momento solamente localizo tres: el Grupo Escolar Santa Marta, el Grupo Escolar Blanco Cela y la escuela unitaria de la calle Matías Rodríguez, la calle donde estaba el Hospicio. Lo previsto es crear dos escuelas, una de niños y otra de niñas, en cada uno de los tres barrios (Santa Clara se toma como San Andrés). También se habla  de crear un Grupo Escolar en el solar que había al lado de la iglesia de San Bartolomé, además del edificio de Correos, donde allí conocimos, desde fechas cercanas y las no muy lejanas, el colegio Leopoldo Panero. El hecho es que Gabriel Franco promete tres de niñas pero solo se creará una en el barrio de San Andrés en 1932 y que ya sabemos, por el artículo “Una rosa en San Andrés”, que se puso en casa de Balbina en la calle de la Corredera, que a veces se confunde con el parvulario que llevaban las monjas de La Milagrosa en dicha calle.

 

Desde el año 1931 ya hay referencias de Nicomedes Gordillo como director del Grupo Escolar Santa Marta.  Gordillo, maestro también muy laureado, tendrá una potente actividad política, ya que será teniente alcalde en el primer ayuntamiento democrático e incluso ejercerá de Alcalde, cuando Carro se ausenta por enfermedad.

 

[Img #13975]

 

La afinidad política de Gordillo será controvertida, pues la derecha lo ve como de izquierdas, la izquierda lo ve como derecha (republicana), aunque él se definirá como republicano simplemente por la ilusión de las muchas cosas que parecía que podría mejorar la República.

 

Los socialistas arremeterán duramente contra él en el año 33, pues lo consideran 'jabalí', es decir de aquellos de la derecha republicana que, o bien, se salen del consenso republicano en diciembre de 1931 o  se pasan a la derecha tradicional. Aunque Gordillo, hasta esas fechas, mantenía buena relación con los socialistas, sobre todo  durante los años 31 y 32, dando conferencias de Historia en la Casa del Pueblo, con el objetivo, dirá él, de que al obrero la cultura le lleve a “la redención social”.

 

El hecho es que Nicomedes parece una persona muy centrada políticamente y que funciona de árbitro en las relaciones que se endurecen con la Iglesia, por lo que será muy atacado por El Combate. Las desavenencias religiosas vendrán motivadas por la unión del cementerio civil con el católico, la supresión de la capilla en el mismo, la prohibición a las monjas de Santi Espíritu de enterrarse en su convento, el impuesto por tocar las campanas de las iglesias y la prohibición de tocarlas durante la noche, el permiso, que tenían que solicitar (como cualquier acto público), para salir las procesiones por la ciudad, incluido el viático. La convivencia en este aspecto es pacífica, ya que solamente está relatado un incidente con las procesiones en la Semana Santa, concretamente en la del Silencio del año 34, en la cual cinco jóvenes socialistas parece que cantan la Internacional al objeto de interrumpirla. Es curioso que esta cofradía había invitado al Alcalde Miguel Carro a presidir la misma este año. Por un artículo anterior ya sabemos que los que ocasionaban conflictos en las procesiones, en Maragatería, serán los que a partir de la Sublevación se harán falangistas, siendo de lo más agresivos.

 

Los verdaderos conflictos serán cuando se prevé que les quiten los salarios a los sacerdotes, se plantee darle por ley un uso civil al  Palacio Gaudí (Correos o Instituto), abrir una escuela en la iglesia de San Julián (hoy Fátima, estaba de almacén) y, fundamentalmente, el cierre de los centros docentes religiosos: ninguna de estas cosas será efectuada.

 

La filosofía de los maestros de Astorga será mantener la enseñanza fuera del ámbito  de la política aunque la mayoría estarán afiliados a la FETE (Eederación Española de Trabajadores de la Enseñanza, perteneciente a la UGT), principalmente para conseguir mejoras laborales: esta afiliación les llevará a ser muy perseguidos comenzada la Guerra. Enfrente tendrán a la Asociación de Maestros Católicos.

 

[Img #13974]

 

El control político del funcionamiento de las escuelas lo llevarán los nuevos Consejos de 1ª Enseñanza, que en Astorga estará compuesto (en la siguiente fotografía) por Josefa Sama (secretaria), Luis García Holgado (en el centro) y el tercero Deogracias Testera (no se si será, ya que parece el representante de los maestros, Antonio Alonso). A la derecha del todo está Gerardo con su gorro de maestro.

 

Parece que esta función la lleva estrictamente Holgado, no sólo en el ámbito religioso, sino también de orden, ausencias de profesorado, aplicación en la enseñanza… que no le gustará mucho a Gordillo que se quejará de él e incluso le pondrá notas de que no interrumpa las clases con su presencia. No se de que se sorprendía Gordillo, pues ya sabía lo estricto que era Holgado en el Ayuntamiento controlando el pan, la leche…, pues estaba de concejal con él.

 

Cuando cesa a finales de 1931 Marcelino Domingo entra en su lugar Fernando de los Ríos, socialista y también procedente de la Libre  Enseñanza. El presupuesto del Ministerio se volcará, además de en la 1ª, en la 2ª Enseñanza, en las universidades, en los deportes y en las Escuelas de Trabajo.

 

En Astorga repercutirá en la prevista creación del Colegio de 2ª Enseñanza (junio del 33), que ya conocemos, en la biblioteca municipal con libros de préstamo (junio del 32), y en la Escuela de Trabajo (junio del 33), de esta última será secretario Holgado.

 

En mayo del 33 renunciarán Gordillo y Holgado en el Ayuntamiento, al aplicarse a ambos la Ley de Incompatibilidades Será en junio cuando dimite el Ministro Fernando de los Ríos, que será trascendente para Astorga ya que entrarán de ministros los hermanos Barnés sucesivamente, y seguramente por la influencia de Gabriel Franco se concederá el Instituto para Astorga, lo anterior era la concesión del Colegio de 2ª Enseñanza, que presentaba muchas limitaciones para los alumnos.

 

El 1 de septiembre de 1933 se presenta en Astorga Gerardo. Rápidamente, el día 23 publicará un artículo en el  periódico El Combate, también los días 30 y 7 de octubre. En el primero criticará la obligatoriedad de llevar bragas las niñas del Hospicio, no en el sentido de hoy, sino la braga tipo maragata. En el segundo la misma uniformidad rígida de los niños del Hospicio que a la vista de los de la calle los hace diferentes. También presentará a una de las monjas encargadas que es tan sensible como él por la problemática infantil y acabará el artículo con “Quién tenga corazón que sepa sentir; quién tenga oídos que oiga”. En el tercero criticará Gerardo cómo los niños más desvalidos del Hospicio juegan en el Paseo Blanco Cela durante el paseo dominical bajo la tutela de chicas hospicianas y poco preparadas (se denunciarán malos tratos de un cuidador). Esta es la gran lucha de Gerardo, seguidor de la “escuela nueva” y de la protección infantil, la desaparición de los hospicios y el fomento de las familias de acogida (las subvencionaban las  Diputaciones) y las colonias infantiles, donde estos niños se educaban en libertad, bien alimentados y no marginados. Estas denuncias de Gerardo, por algún artículo suyo del año 27, sabemos que ya vienen de su época  en Asturias y que había plasmado en su novela postal “La probina”.

 

El conflicto del Hospicio dará mucho de sí. Era dependiente de la Diputación y del Estado y, por ejemplo, en 1940 se componía de 9 monjas y cerca de 200 niños y niñas. El Hospicio partido por la calle del Arco, la que pasaba por dentro del Ayuntamiento (en la puerta del Ayuntamiento se ve la placa de esta calle), hoy Matías Rodríguez, separaba dos edificios, a un lado las niñas y al otro los niños, aunque estaban unidos por un pasadizo elevado que cruzaba la calle.

 

 La enseñanza seguía siendo religiosa, con su capellán (hubo hasta dos), la misa obligatoria y la enseñanza la impartían las monjas que, además, no eran tituladas Este será el gran impedimento para su futuro, ya que de antes Gordillo y el inspector Linacero pedirán que todas las escuelas estén en manos de titulados. Las quejas serán continuas y se pide un hospicio laico o su nacionalización, se hará mucho hincapié en la desaparición de la misa obligatoria.

 

Seguirá Gerardo publicando en El Combate, así lo hace a principios de diciembre descargando duramente  contra el triunfo de las derechas y contra el pacto posterior entre la derecha republicana y la tradicional para hacer Gobierno. Contra lo primero, ya que achaca la victoria a la compra caciquil de votos, que era un mal endémico de la nación española. Y sobre lo segundo, como la derecha tradicional y católica extrema pacta con Lerroux, antiguo perseguidor de monjas…

 

Ya en octubre había publicado otro, este sobre la doble moral del extremismo religioso, “los de las once” (ver el artículo anterior), y que finalizará arremetiendo indirectamente contra algún sacerdote que también vivía esa doble moral, lo apostillará con “en casa del señor cura no hay más que una cama…”. Alguno de estos macabros personajes será de los más agresivos después.

 

El día anterior a Nochebuena publicará su último artículo conocido. En éste mostrará cómo estando en el Ayuntamiento se está cociendo la apertura del comedor infantil y como se lo imagina con sus mesas con manteles, las flores, los niños… que él como sabemos y como se verá en las fotografías cumplirá a rajatabla. Aprovechará también para meterse con el “tío Antón”, el Obispo Senso, por  “expandir la cizaña de la separación de los niños de familia católica de los niños del pueblo”. Terminará señalando a un sacerdote que trabajaba en el Ayuntamiento. De este, del Ayuntamiento, dirá que allí se trabaja noble e intensamente para y por el pueblo, apostillando.: “Una locura: una casa que ha tenido la suerte de hacer trabajar a un cura, que es lo más extraordinario  del mundo conocido”. Quizás estas manifestaciones serán trascendentes para Gerardo en 1936, aunque Gerardo es un hombre religioso.

 

A principios de 1934 se inaugura el comedor infantil, que se cerrará a finales de marzo. En la fotografía siguiente aparecen este último día presidiendo la comida: Nicomedes Gordillo. Manuel G. Linacero (Inspector), Jesusa Carro de las Juventudes Socialistas, Manuel Miranda del Teatro Gullón, Josefa Sama del Consejo de 1ª Enseñanza, Antonio Alonso, representante de los maestros, y de pie Gerardo. Se sumarán al acto la mayoría de los colaboradores, todos a petición expresa de los niños por el trato cariñoso que han tenido con ellos.

 

[Img #13973]

 

Este día llorará Gerardo, no sólo por la inocente alegría de los niños sino también porque aquello era el preludio de los siguientes días que les traería desatención y penurias.

 

Finalizados los postres hablará Gerardo, entre lágrimas, “…de los días amargos que vendrán ya que  la sociedad injusta exige a los niños privándoles del alimento necesario, del vestido preciso, de la vida imprescindible”. También les prometió que al volver a las clases encontrarán los niños nuevos amores y nuevas ayudas. Dirá El Combate: “He aquí un hombre todo nervios y carácter, convertido en un niño sentimental; él que tiene ese corazón esforzado para la lucha sin descanso, que nada le arredra, llora ante la perspectiva de ver a ese centenar de pequeñuelos que hoy volverán a sus privaciones, a sus escaseces y a sus hambres”.

 

A principios de junio el Grupo Musical Los Macacos organizará una comida para los niños. En este acto se aprovechará para homenajear a Gerardo y a su esposa, Luisa Candanedo, por parte de los asistentes, en reconocimiento de la labor admirable del citado matrimonio a favor de los niños desvalidos.

 

Volviendo a la Enseñanza, con la entrada de la derecha en el Gobierno se paralizarán la mayoría de las obras previstas para la creación de escuelas, ya que conocemos  que en esta época bajará la inversión del Estado, por ello la obra pública, y como consecuencia bajarán los salarios mucho, lo cual se aprovechará para incrementar la obra civil. También se abandonará la filosofía de la Libre Enseñanza.

 

En marzo del 35 ya se habla en Astorga de crear solo tres escuelas nuevas, dos en el barrio de Puerta de Rey y una en San Andrés, esta seguro que era la de niños que en el 36 se quiere poner en Fátima: por lo tanto, se abandona la idea de la dos de Rectivía y un parvulario que estaba previsto.

 

[Img #13972]

 

En el año 1935 también comenzó el comedor infantil en enero con Gerardo al frente, por el cual también fue felicitado. No pasará como en el 36 que llegaba el día y el Ayuntamiento no ordenaba su apertura, alegando que el Estado no asignaba la subvención, y que gracias a la presión social forzará a la Junta de Menores a abrirlo, aunque pasó casi un mes ya que abre a principios de febrero.

 

El comedor de 1935 se cerrará otra vez  a finales de marzo. En la fotografía anterior se ve el acto de ese día, la diferencia esencial es que a las jóvenes socialistas les sustituirán, según El Pensamiento Astorgano, las señoritas distinguidas.

 

 En este acto también hablará Gerardo y que seguramente como en el año 34 diría el cronista de El Combate, sino estuviera clausurado el periódico en estas fechas (se clausuró toda la prensa de izquierdas por los “Sucesos del 34”):

 

“Fernández Moreno habló a los niños, a los jóvenes y a los mayores. ¿Qué dijo? Preguntarle a esos niños que le abrazaban y le besaban. Que le aman como a un buen padre.

 

Y los niños le aplaudieron con fervor. ¿Qué hemos de hacer los hombres ante tal espectáculo de fraternidad, de cariño y de comprensión entre los niños y el maestro? Admirarle y ofrecernos incondicionalmente ante este maestro ejemplar que todo cuanto tiene y todo cuanto vale lo pone pródigamente al servicio del niño desvalido y necesitado”.

 

A Miguel Carro, a Ildefonso Cortés, a Eugenio Curiel, a Balbina de Paz, a todos le unía el amor a los niños y la devoción que los niños sentían por ellos, como a Gerardo.

 

A todo aquel que se enternece, se entristece y se rebela con estos temas tan injustos, como yo.

 

Astorga Redacción. Periódico digital de Astorga, Teleno, Tuerto y Órbigo
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress